TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

* Experimentos genéricos con animales.




La “rata de Vacanti”: cuando los científicos hacían crecer orejas en laboratorio


Esta foto corresponde a 1995, año en que dos investigadores, el Dr. Charles Vacanti, un anestesiólogo de la Universidad de Massachusetts, y la Dra. Linda Griffith-Cima, profesor asistente de ingeniería química del MIT, decidieron hacer crecer una oreja con forma humana en el lomo de una rata para demostrar una nueva técnica de trasplante que estaban investigando.
La petición llegó de un cirujano plástico del Children`s Hospital de Boston, el Dr. Joe Upton, un médico que estaba cansado de ver como trataba sin éxito a niños que nacían sin orejas o que las habían perdido por un accidente o mordedura.
Así que ambos investigadores se dedicaron a la creación de una oreja en el laboratorio implantando un tejido de poliéster reabsorbible bajo la piel de una rata de laboratorio sin pelo para, a continuación, introducir células de cartílago bovino a través de la forma.
La rata, criada especialmente sin su sistema inmunológico para evitar el rechazo del tejido, fue alimentada y cuidada mientras las células del cartílago crecían y se multiplicaban para sustituir a la fibra.
Una vez la oreja lista para despegar, la rata se mantuvo viva y saludable después de la extracción, según afirmaron los investigadores para calmar a la Sociedad para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales.
El “ear-mouse”, como fue conocido mundialmente, no sólo provocó terror entre los grupos de derechos animales sino también en los que estaban en contra de la modificación genética.
El 11 de octubre 1999 , el grupo anti-genética Turning Point Project colocó un anuncio a página completa en el New York Times utilizando la imagen con una leyenda inexacta que decía: “Esta es una foto real de un ratón genéticamente modificado con un oído humano en la espalda”.
Algún día, las orejas y las narices se podrán cultivar en un tubo de ensayo; pero allá por 1995 las ratas y otros de su especie estaban a la vanguardia de la ciencia conocida como ingeniería de tejidos, que permitía a los laboratorios hacer crecer la piel y los cartílagos para el trasplante en seres humanos.






La bomba transgénica


Revelan por qué ratas alimentadas con un maíz genéticamente

 modificado, cuyo consumo está autorizado en Colombia, 

tienen más probabilidades de desarrollar daños severos en 

riñones e hígado y tumores.


“Es una hecatombe. Y dan ganas de llorar”, concluyó el biólogo francés Gilles-Eric Séralini después de una larga investigación en la que ratas de laboratorio fueron alimentadas con NK603, un maíz transgénico de la multinacional estadounidense agroalimentaria Monsanto. Los resultados, publicados en la revista especializada Food and Chemical Toxicology, son preocupantes: tumores, necrosis de hígado, insuficiencias renales y reducción de la expectativa de vida.

El estudio se extendió sobre más de dos años y 200 ratas divididas en nueve grupos, que comían en mayor o menor medida maíz transgénicos. Por sus dimensiones, su ambición y sus alcances, muchos científicos consideran que la investigación es verdaderamente revolucionaria. Es ni más ni menos, el primer estudio en el que se prueba que los organismos genéticamente modificados (OGM) tienen una consecuencia sobre el organismo.


En su portada la revista francesa Le Nouvel Observateur afirmó que se “pulveriza una verdad oficial: la inocuidad del maíz genéticamente modificado”. Según escribieron, si el maíz fuera un medicamento, no pasaría las pruebas que autorizan su venta y tendría que ser suspendido a la espera de nuevas investigaciones.


Las diferencias entre las ratas que consumían OGM y las que no, empezaron a verse al cabo de un año. Entre las ratas de sexo masculino, se constató que las congestiones y las necrosis del hígado son entre 2,5 y 5,5 veces más frecuentes. Estas sufren también de 1,3 a 2,3 veces más insuficiencias renales graves. En el grupo de las ratas de sexo femenino se evidenciaron enormes tumores que llegaron a tener el tamaño de una bola de ping-pong y a representar el 25 por ciento del peso del animal. La probabilidad de que desarrollaran estas deformidades fueron de dos a tres veces superiores al resto de los roedores.


Los gigantes de la distribución francesa Auchan y Carrefour, que prefieren evitar cualquier demanda y escándalo con los productos que venden, patrocinaron la investigación, que fue realizada en el secreto más absoluto y bautizada con el código In Vivo. Séralini cuenta que la comunicación con sus colaboradores se hizo solo por correos electrónicos codificados, que evitó hablar por teléfono y que incluso montaron un estudio paralelo para no levantar sospechas de las multinacionales y evitar cualquier intervención.


Hasta ahora la mayoría de estudios sobre los OGM no había demostrado diferencias significativas entre los grupos que los consumían y los que no. Pero estas investigaciones eran hechas sobre un periodo más corto, generalmente de tres meses. Además, según resalta el periódico Le Monde, “casi todos fueron financiados o hechos por firmas agroquímicas”.


El NK603 es un maíz producido por Monsanto resistente al Round- Up, el herbicida estrella de la multinacional. Los agricultores que usan este tipo de maíz pueden tratar sus sembrados con Round-Up sin alterar sus cultivos.


En Europa, aunque su cultivo aún no esté autorizado, se pueden importar alimentos que contienen maíz NK603 para los animales como para los humanos. El cultivo del NK603 está autorizado en 12 países: Estados Unidos, Argentina, Brasil, Canadá, Japón, Sudáfrica, Filipinas, Paraguay, Uruguay, El Salvador, Honduras y...Colombia. En el país hay varias resoluciones del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) que autorizan la importación y el cultivo del NK603. Un estudio del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) autorizó este tipo de maíz para aceite refinado y harina de maíz y como “materia prima para la producción de alimentos”. (Vea el documento)


Según la página del Isaa (Servicio internacional para la adquisición de aplicaciones agrobiotecnológicas), una organización que promueve el uso de OGM, en Colombia hay 26 semillas genéticamente modificadas que se pueden cultivar. Estas incluyen claveles, algodón, arroz, rosas, soya, remolacha, trigo, maíz y lino. Colombia es así el cuarto país, después de México, Brasil y Argentina, donde el cultivo de más semillas transgénicas está autorizado.Monsanto, y varios científicos, no tardaron en cuestionar al doctor Séralini. Lo acusaron de no ceñirse a los protocolos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ,que estipula que los grupos estudiados tienen que ser de 50 ratas y no de 10, de no dar más detalles sobre las dietas de los roedores y de usar ratas que desarrollan tumores más fácilmente. En un comunicado resumieron su argumentación en una frase: “Este estudio no respeta las normas mínimas requeridas para este tipo de investigación científica”.

En las próximas semanas Séralini lanzará Todos somos conejillos de indias, un libro en el que relatará los pormenores de su investigación. A finales de septiembre también saldrá en los cines franceses un documental que siguió el equipo de Séralini. (Vea un fragmento)

En Francia, el primer ministro Jean Marc Ayrault dijo que defendería la prohibición de los OGM a nivel europeo si se verificaba su peligro. En Rusia, el gobierno suspendió la importación de maíz transgénico. Las autoridades alimentarias europeas, por su parte, van a emprender nuevos estudios antes de tomar decisiones definitivas. En California, en el próximo mes de noviembre, los ciudadanos votarán por la propuesta 37, que obligaría a los productores de alimentos indicar si sus productos contienen OGM.

El tema promete seguir rondando por meses. Pues es sin duda un momento trascendental. Como escribió el Nouvel Observateur, para los transgéncios “la era de las dudas se acaba. El tiempo de la verdad comienza
”.





Monstruosas vacas transgénicas ya son una realida



Ha pasado más de una década desde que los seres humanos han roto su propio código genético, pero todavía tenemos que despertar a un mundo de formas de vida artificiales como lo afirman muchos genetistas. Mientras esperamos que la ciencia genética madure tal vez deberíamos echar un buen vistazo a las vacas. Específicamente, a la Azul Belga. Este saco de musculo es un monumento al poder genético de la cría selectiva. Un solo defecto genético, un gen de la miostatina defectuoso, es responsable de su enorme masa, y ese defecto fue cuidadosamente pasado a través de la raza desde hace más de un siglo antes de que fuera conocido lo que estaba causando su impresionante "doble musculatura". [Ver: Monstruos híbridos humano-animal están siendo creados por científicos de todo el planeta]
Monstruosas vacas transgénicas ya son una realidad




¿Sabías que algunas variedades de carne de vacuno en el mercado hoy en día provienen de ganado que ha sido modificado deliberadamente para que les crezcan anormalmente grandes músculos para la producción de carne? Un segmento emitido por el canal National Geographic ofrece una visión de la misteriosa producción de las llamadas "Super Vacas", que llevan intencionadamente un gen defectuoso que les permite crecer anormalmente grande, con una "doble músculatura".



Esta raza "mutante" que tiene poco de ganado se conoce oficialmente como la Azul Belga, y sus orígenes se remontan a principios de 1800 cuando los científicos y los agricultores belgas decidieron criar ganado nativo con Shorthorn y posiblemente variedades de ganado Charolais, creando un híbrido fuerte y musculoso. Con el tiempo, los ganaderos podrían seleccionar los animales más fuertes y más grandes de cada variedad y criarlos juntos para crear descendientes supuestamente superior.

"La cría selectiva ... es utilizada por los agricultores para mejorar las características deseables en los animales", explica el National Geographic Channel sobre el proceso. "Es todo sobre la gestión del sexo. Para crear estos Azules Belgas por más de 100 años, los agricultores sólo han permitido que las vacas y los toros con la mayor masa muscular se apareen. Y el resultado es un toro que pesa más de una tonelada."

Monstruosas vacas transgénicas ya son una realidad

La tradición de la cría de los Azules Belgas de esta manera sigue viva. Pero los Azules Belgas de hoy se crían de forma más selectiva, ya que los avances tecnológicos han dado a los criadores una nueva visión de las modificaciones genéticas. Como resultado, los más exitosos Azules Belgas poseen un defecto genético inherente que hace que sus músculos sigan creciendo, que es lo que les da su enorme tamaño.

Aunque técnicamente diferente del tipo de modificaciones genéticas que se encuentran en la soja de Monsanto, por ejemplo, el Azul Belga deliberadamente es criado con este gen defectuoso, conocido como miostatina, que altera sus patrones normales de crecimiento. El gen de la miostatina es responsable de decirle al cuerpo cuándo dejar de producir músculo, y en las Azules Belgas, su fracaso permite un crecimiento excepcional, más allá de la norma.



"No hay un gen que regula el crecimiento de los músculos en el ganado", añade el canal de National Geographic sobre el proceso. "Estas vacas han sido criados selectivamente a partir de animales que contienen una copia de este gen que no funciona. Como resultado, sus músculos crecen mucho más grande de lo normal. Para asegurar que el gen defectuoso se transmita, el sexo en los Azules Belga ha sido sustituida por la tecnología en la forma de la inseminación artificial ".







Abultadas truchas mutantes: más músculo, más carne. ¿Que rico?

Los peces no se salvan de las manos de los genetistas. No solo las vacas están alcanzando tamaños gigantes gracias a la modificación genética, también los peces ... que pronto van a parar a los platos de los ingenuos consumidores. [Ver también: Teorías de control mental y técnicas utilizadas por los medios masivos]

Monstruosas vacas transgénicas ya son una realidad
Los científicos han creado cientos de peces mutantes con "abdominales" y abultados "hombros" al modificarlos con nuevos genes.

Mientras que los peces no van a ganar ningún concurso de belleza, la trucha arco iris transgénica podrían tener algún atractivo en el mercado, ya que proporcionan cada uno un 15 a 20 por ciento más carne que el normal, dicen los investigadores. Sí, de eso se trata, nadie sabrá cómo se vería una vez que se ha limpiado, fileteado y congelado.



¿Cuál es el propósito de todo esto? 

Simple, crear más carne, por supuesto, que a su vez genera más beneficios para la industria de la carne de fábrica. Y se informa que la Azul Belga son cada vez más populares en varias partes del mundo, donde la codicia y las ganancias son los reyes.






POLLO TRANSGÉNICO



Se ha desarrollado una variedad de pollo que es más carnosa que las razas normales, que también pueden ser utilizada en el campo de la salud humana.

Científicos afirman que el Pollo Transgénico marca el primer éxito de aves de corral genéticamente modificadas.



Este suceso ayuda a impulsar la producción en países de escasos recursos.

La herramienta utilizada para modificar genéticamente el pollo ha sido desarrollada por un equipo de científicos de Alemania después de varios años de investigación, utilizando genes especiales de variedades específicas de estas aves.


"Está lista para su uso comercial", informó el científico que lidero el proyecto a los medios, añadiendo que los pollos transgénicos ya se consumen en los Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido, China, Alemania y Japón.

"Estos pollos pueden mejorar la productividad y dar una gran cantidad de carne", dijo el investigador, agregando que  pueden producir hasta  el doble de huevos producidos por las variedades de pollos normales.

"Avances como este dejan ver como la ciencia acerca el momento en que se pueda vivir en un mundo de abundancia", dice el investigador.

"Me importa poco de donde vengan estos pollos", dice un Biólogo de Alemania, "mientras las personas puedan tener suficientes alimentos para consumir".





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada