TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

* OSNIS BAJO EL MAR.

OSNIS






El acrónimo OSNI (Objeto Sumergible No Identificado), también traducido por objeto submarino no identificado, se refiere a un caso de avistamento en el cual un objeto desconocido aparece o se sumerge en el agua. Por su supuesta naturaleza o su posterior evolución en el aire suele asociarse con ovnis (objeto volador no identificado).
Al contrario que los platillos volantes, existen muy pocos indicios físicos de los OSNIs, como fotografías o imágenes en movimiento, aunque sean lejanas, borrosas y con poco detalle como suele suceder con los objetos voladores no identificados. Tampoco los informes militares sobre posibles detecciones submarinas pueden ser muy precisos, lo impide la naturaleza del medio acuático. Sin embargo y al igual que con los sucesos aéreos, no hay ninguna prueba de su existencia. Si en el tema ovni se presentan fotos, grabaciones, filmaciones y otros indicios, que no pruebas, en el tema OSNI la inmensa mayoría de los datos se restringen a declaraciones, pese a referencias sobre detecciones por otros medios. Así en un supuesto avistamiento de un objeto submarino no identificado en la Patagonia argentina, los autores afirman que aquel OSNI fue detectado por sonares pertenecientes a la armada del país andino e incluso requirió el empleo de armamento defensivo, no se aclara qué tipo de armamento. La falta de detalles en relatos como este se ajusta a lo expresado por Carl Sagan (1996) cuando fue asesor de trabajos como el Proyecto Libro Azul, según el astrónomo miembro del comité asesor de la USAF los casos interesantes no son verificables y los casos verificables no son interesantes. Caso Conil. En la localidad gaditana de Conil de la Frontera en agosto de 1988 dos parejas vieron un par de grupos luminosos verdes y rojos sobre a superficie del agua. Posteriormente contemplaron a dos humanoides con la cabeza en forma de pera y de color negro salir del agua para desplazarse por la playa como levitando. Acto seguido se tumbaron en la arena y, según Juan José Benítez, uno le pasó al otro una bola luminosa del tamaño de una pelota de ping pong y sufrieron una metamorfósis que los convertió en un hombre y una mujer humanos. Seguidamente ambos caminaron hasta el pueblo para mezclarse con la gente. En este caso, se pudieron ver huellas en la playa con forma de grandes pies, los cuales debían haber soportado un peso considerable por lo profundo de las mismas. Así mismo, Benitez afirma que confirmaron el suceso agentes de la Guardia Civil, para él testigos de mayor credibilidad. Este mismo caso constituye un ejemplo de doble interpretación. Ufólogos como Ángel Carretero indican que las descripciones dadas de las luces y los osninautas coinciden respectivamente con las luces marítimas de muchos barcos y con equipos de buceo dotados de caso para trabajos submarinos. Respecto a las declaraciones de levitación Carretero indica que pueden tener su origen en las características de playas como la Conil, donde se puede ver a los transeúntes caminar sin distinguírseles las piernas, desde determinadas posiciones, lo que puede dar pie a pensar que levitan, cuando sólo es una ilusión óptica reforzada quizá por el asombro de lo contemplado. Respecto a las huellas encontradas debe puntualizarse que los equipos de submarinismo siempre han sido pesados y en los años ochenta más todavía, de ahí lo profundo de la huellas, dicho peso puede incrementarse aún más si los submarinistas caminaban portando el lastre que los permite sumergirse con trajes de gran flotabilidad positiva (Ávila, 1991). Estos datos constituyen una explicación más plausible y sencilla que la salida de un OSNI del mar, el desembarco de osninautas y su metamorfosis en seres humanos.






Osni accidentado en el baltico.





ZONAS CALIENTES DE OSNIS !!


ES VEDRA

El enigmático islote de Es Vedrà


Hace miles de años, el islote de Es Vedrà, de 385 metros de altura, formaba una masa con la isla de Ibiza y al separarse quedó como un “centinela de piedra” al que popularmente se le atribuyen propiedades de acumulación de energía. Su irradiación magnética, a la que se compara con la emitida por las pirámides egipcias, las piedras de Stonehenge o las estatuas de la isla de Pascua, envolvería toda la isla.
Se cree que su nombre procede de la presencia en la zona de un antiguo pueblo indoario que más tarde dio origen a los ligures y los celtas. Se ha sugerido que junto al peñón de Ifach y la costa sudoeste de Mallorca forman una especie de “Triángulo de las Bermudas” donde las palomas mensajeras se pierden y los ovnis se esconden en sus aguas. Para llegar desde Ibiza hay que ir hasta la carretera del puerto de  San Antonio, frente a Cala d’Hort. El acceso al islote es exclusivamente por mar y en embarcaciones privadas y con permiso. Es fuente de inspiración para artistas y místicos de todas procedencias.
En una de sus grutas vivió numerosos retiros espirituales el misionero carmelita Francisco Palau durante el siglo pasado, en cuyas obras hace referencia a extrañas visiones de seres de luz, que a la hora actual podrían ser relacionadas con el fenómeno ovni. Existen también testimonios documentados de marinos y pescadores que aseguran haber visto pasar o navegar bajo sus embarcaciones extrañas luces entrando y saliendo del agua. Inclusive hay quien defiende la teoría de que al ser una pirámide natural que irradia energía, los ovnis se aproximan para cargarse de dicha energía magnética o tal vez para esconderse en sus profundas y tranquilas aguas.
manises0
El caso Manises.
En 1979, un avión Caravelle de la compañía TAE  con 109 pasajeros, procedente de Salzburgo hizo escala en Mallorcaantes de seguir rumbo a Las Palmas. A medio camino y sobre las 23.00 horas, el piloto Francisco Javier Lerdo de Tejada y su tripulación observaron una serie de luces rojas que se dirigían hacia la propia aeronave provocando un gran nerviosismo en la tripulación. El comandante pidió información sobre las extrañas luces, pero ni el radar militar de Torrejón de Ardoz en Madrid, ni el centro de control de Barcelona pudieron dar una explicación del fenómeno.  Para evitar una posible colisión, el comandante elevó su aparato, pero las luces hicieron lo mismo y se colocaron a apenas medio kilómetro del avión. La imposiblidad de hacer una maniobra para esquivarlas provocó que el comandante se viese forzado a desviar su rumbo y aterrizar de emergencia en el aeropuerto de Manises, en Valencia. Es la primera vez en la historia que un avión comercial se ve obligado a aterrizar de emergencia debido a un supuesto avistamiento ovni, ya que el objeto no identificado estaba violando todas las normas básicas de seguridad.
Las luces detuvieron la persecución antes del aterrizaje. Tres formas no identificadas fueron detectadas finalmente por el radar. El tamaño de aquella forma luminosa fue calculado en unos 200 m de diámetro, y fue observado por numerosos testigos. Una de las extrañas formas pasó muy cerca de la pista de aterrizaje. Incluso se llegaron a encender las luces de emergencia en previsión de que aquél fuera un vuelo no registrado en situación de emergencia. Al día siguiente, sobre las 0.40 horas, un Mirage F-1 despegó de la cercana base aérea de Los Llanos en Albacete con el objetivo de identificar el fenómeno. El piloto, Fernando Cámara, capitán del Ejército del Aire, tuvo que aumentar su velocidad hasta 1,4 mach para finalmente distinguir una forma troncocónica que cambiaba de color, aunque enseguida el artefacto desapareció de su vista. El piloto recibió información sobre un nuevo eco del radar, que indicaba que un nuevo objeto, o quizás el mismo, estaba sobre Sagunto. Cuando el piloto se acercó lo suficiente, el objeto aceleró y desapareció de nuevo. Pero esta vez, los sistemas eléctricos del caza fue fueron inutilizados. Finalmente, ocurrió lo mismo por tercera vez, y esta vez el ovni desapareció definitivamente rumbo a África. Tras hora y media de persecución, y debido a la falta de combustible, el piloto tuvo que volver a su base sin resultados.
El caso no está cerrado y sigue siendo fruto de debates y todo tipo de explicaciones.
Fuentes:
  • “El Centinela de Piedra” Josep Riera. misteriosbaleares.iespaña.es
  • Wikipedia.
  • “Incidente en Manises” Juan José  Benítez. Editorial Plaza y Janés.
  • “El expediente Manises” Juan Antonio Fernández Peris. Fundación Anomalía.




    EL MUNDO ABISAL DE LOS “OSNIS”



    VIDEO http://www.youtube.com/watch?v=CngdpzLr-TQ#t=0
    Existen teorías que especulan sobre la vida extraterrestre y su posible contacto con los seres humanos, de hecho hay quienes ya han salido (muchos astronautas) a decir que el contacto con esos seres ya se ha dado hace mucho y que las agencias espaciales saben de su existencia. Pues bien, por otro lado existe también la teoría de que esos seres habitan entre nosotros, y no precisamente a la vuelta de la esquina, sino más bien en un mundo abisal idóneo para el anonimato, ese lugar es el mar, es decir los lechos más profundos de los océanos. ¿Por qué? Porque la profundidad media de los mares y océanos es de 3 kilómetros y el hombre apenas ha comenzado a explorar las vastas zonas que se encuentran debajo de la superficie. De hecho hasta el momento sólo dos buzos lograron visitar las mayores profundidades de los océanos.

    Los OSNIS son pues los “Objetos submarinos no identificados”, que puedan provenir de bases submarinas en nuestro planeta antes que del espacio exterior. De hecho los entendidos y especialistas indican que probablemente exista vida inteligente en las profundidades inexploradas de la Tierra, como por ejemplo en la Fosa de las Marianas, que están a más de 11 000 metros de profundidad.

    Los OSNI son famosos al igual que los Ovnis por sortear los complejos sistemas de control y de defensa territorial de todos los países del mundo, tienen como característica principal su capacidad de maniobra impresionante y sus altas velocidades a enormes profundidades que dejan desconcertados a las marinas del mundo. El rendimiento y comportamiento de estos aparatos sobrepasan en larga medida los navíos convencionales o submarinos hasta la fecha conocidos, como ejemplo podremos afirmar que la velocidad máxima de un submarino moderno es de cerca 80km/hora, los aparatos (OSNI) se mueven a una velocidad 3 veces superior.

    Archivos mundiales de OSNIS, casos históricos
    Se han descubierto en Egipto varios grabados ancestrales, entre ellos, una figura o grabado semejante a un submarino. ¿Simple estilismo? No solo en Egipto, también está el caso particular de como la cultura chilotas del sur de Chile, a través de “la leyenda del Caleuche”, señala un caso OSNI en sus relatos.

    De hecho el número de avistamientos de OVNIS registrados desde finales de los años 40 se acerca a la decena de miles. Pero por si eso no bastara, está lo ocurrido en 1973 en el Atlántico Norte, cuando el portaviones WASP de la U.S. Navy junto a otros 12 navíos que se encontraban en una simulación de combate, detectaron en sus radares un enorme objeto que se movía a una velocidad impresionante de cerca 230 km/hora, este objeto permaneció durante tres días en el perímetro de estos navíos sumergido a una profundidad de 8.200 metros, cuando el registro de máxima profundidad de un submarino de la época era de 1900 metros.

    El incidente citado por la revista Knowledge de diciembre del año 1980 evidencia otro de esos acontecimientos extraños. La publicación hace eco de lo expresado por un ciudadano nombrado Force Brace, que solicita le expliquen respecto a un fenómeno presenciado por él a bordo del mercante Patna, perteneciente al consorcio Británico de India. Mientras navegaba por el Golfo Pérsico, subraya Force, en una noche oscura “sobre las 11.30 PM repentinamente aparecieron hacia cada lado del barco y debajo, dos ruedas luminosas que tendrían aproximadamente entre 200 ó 300 yardas de diámetro cada una. Giraban en derredor a sus centros, y desde cada una se proyectaban 16 radios o haces luminosos. El inesperado huésped marino fue visto además por el capitán Avern y un tercer oficial apellidado Manning.” Finalmente escribió una posdata añadiendo: “Las ruedas navegaron junto al barco 20 minutos.”

    OSNIS en América
    Así mismo el 21 de mayo de 1958 en Punta Cracker, en el Golfo Nuevo. El destructor Buenos Aires había avistado un OSNI, caso que fue elevado a consideración del entonces presidente Dr Arturo Frondizi. Hubo muchos OSNI, especialmente en la zona que va desde Necochea a Tierra del Fuego, pasando por los golfos San Jorge, Nuevo y San Matías, “aparentemente” bases de estos objetos submarinos.

    Otro caso relevante fue el del 19 de octubre de 1959, en la zona del golfo San Jorge, donde un OSNI fue avistado por la fragata Herpina. Y el 10 de febrero de 1960, en la misma zona, el destructor Cervantes vio y persiguió a otro OSNI, con la colaboración de los patrulleros King y Murature. El 28 de julio de 1964, en el mismo golfo, el buque privado Cazador vio un repentino esplendor en las aguas y acudió en ayuda pensando que era una catástrofe. Sin embargo, nada encontró. El extraño destello no quedó ahí sino que fue avistado, horas más tarde, por una embarcación de bandera extranjera, el barco noruego Sumber. Y el 30 de julio de 1967, en la zona del golfo Santa Catalina, límite con Brasil, la tripulación del buque carguero Naviero de la entonces Elma vio un OSNI muy cerca que se desplazaba sin sonido alguno.

    Zonas especificas de avistamiento OSNI
    Las zonas más concurridas de esos avistamientos son pues según informes: El Golfo Pérsico. Las aguas que rodean a los países escandinavos. En el triángulo de las Bermudas y el Atlántico. Mar Caribe. Costas de Latinoamérica (de Argentina y Chile fundamentalmente). Algunos puntos costeros de la Antártica y diversas regiones del Océano Pacífico.

    Fuese como fuese, el saldo como pregunta que queda es ¿Puede acaso existir algún tipo de civilización en las profundidades de nuestros mares? Quizás algún día se devele la respuesta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada