TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

* CONTINENTE HIPERBOREO Y EL MAPA PIRI REIS.



En el libro de enoch nos cuenta que los hiperbóreos, habitantes del norte de la tierra, son los hijos de las inteligencias del otro lado 

se les describe de piel blanca como la nieve, rosada como pétalos trasparentes 

sus cabellos son también blancos como la lana y sus ojos son azules como el cielo

todos los pueblos nos hablan de estos habitantes de esta tierra mítica

Heródoto dice de hiperbórea y de su capital thule, "que es una isla de glaciares, situada en el gran norte donde viven unos hombre trasparentes"

en su capital thule viven los grandes maestros que guardan el sagrado secreto de las inteligencias desconocidas.

sus mujeres son extraordinariamente bellas, la nacida quinta en una familia posee el don de la clarividencias

son magas y sus cabellos dorados flotan al viento

cerca de hiperbórea o tal vez en el mismo continente estaba Atlántida,
tal vez era una península que permitía la unión directa entre hiperbórea y América, de ahí las menciones de tula o tule por los toltecas, olmecas y mayas, que decían proceder de thule .
Según la mitología griega, Hiperbórea era una región que se situaba más allá de Tracia, ciudad donde supuestamente vivía Bóreas, el viento del norte. Se trataba de una tierra mágica donde siempre era de día y brillaba el sol, y cuyos habitantes, que podían vivir hasta mil años, eran eternamente felices, libres de la vejez, de la enfermedad y de la guerra.

Era prácticamente imposible llegar hasta allí, ya que este enigmático paraíso estaba custodiado por poderosas razas de semidioses que cuidaban de los hiperbóreos y era protegido por enormes muros de hielo transparente. Apolo, dios de la luz, era el único que recibía culto en Hiperbórea, donde se marchaba para pasar los largos inviernos. Por eso se supone que los hiperbóreos eran parecidos a él: rubios, altos y hermosos.
Hay muchas leyendas que hablan de los habitantes de estas tierras. Abaris, por ejemplo, era un sacerdote de Apolo hiperbóreo, que se marchó de su país y recorrió el mundo curando a la gente con su magia. El héroe Heracles, al llevar a cabo uno de sus doce trabajos, tuvo que perseguir a la Cierva de Cerinia hasta el país de los hiperbóreos, donde ésta se detuvo y al fin fue capturada.

Otro mitos griegos y romanos parecen referirse también a Hiperbórea. Hesiodo habla de una isla al norte del mundo donde los héroes vivían eternamente, gobernados por Cronos. Otras leyendas mencionan una isla Blanca donde los héroes como Aquiles son llevados después de la muerte. Por otro lado, existe la mítica isla de Thule, situada en el Polo Norte, más allá del mundo conocido por los griegos y romanos.
Existen otros pueblos que tienen mitos que encajan con la leyenda de Hiperbórea. Por ejemplo, los celtas irlandeses cuentan que descienden de un pueblo llamado los Tuatha Dé Danann, los hijos de Dana, que llegaron a las islas Británicas huyendo del naufragio de su civilización agonizante, situada en alguna isla al norte del océano. Los hindúes también hablan de una isla Resplandeciente situada al norte del mundo, donde habitaría el dios Visnú. Los persas, por su parte, pensaban que su raza provenía de una isla situada al norte.
Groenlandia e Islandia serían vestigios geológicos de ese fabuloso continente hiperboreal, que disfrutaba de un clima tropical con una vegetación extraordinaria. Los importantes yacimientos de carbón fósil bajo el hielo de estas islas demuestran que allí se desarrolló una exuberante vegetación. Curiosamente, Groenlandia significa “tierra verde”. ¿Quizás este continente existió y no es sólo una leyenda?
Con el tiempo los hiperbóreos emigraron a tierras más meridionales, mezclándose con otras etnias y habitantes de diferentes regiones del planeta, como Islandia. De esta manera lograron sobrevivir a la glaciación del periodo cuaternario. Pero cuando los irlandeses llegaron a Islandia en el año 795 y los vikingos en el año 874, hallaron que la isla estaba despoblada. Posiblemente sus habitantes desaparecieron debido a algún desastre sísmico o volcánico, que les obligó a realizar un éxodo a las tierras continentales de Europa. Otras versiones apuntan que la causa de la huida de su población se debió a un cambio de posición del eje terrestre a causa de la transgresión humana en la ley divina.

La historia del mapa comienza en 1501, nueve años después del descubrimiento de Colón, cuando Kemal Reis, capitán de la flota otomana, capturó siete naves cerca de las costas de España, y descubrió mediante interrogatorio a las tripulaciones que uno de ellos, que había viajado al Nuevo Mundo, poseía un mapa dibujado por Colón. Kemal envió al marino a su sobrino Piri, también capitán naval y cartógrafo. En 1511 Piri Reis comenzó a diseñar un nuevo mapa que contendría todos los recientes descubrimientos ibéricos. Usó unas veinte fuentes cartográficas, de las cuales se conoce la procedencia de catorce: cuatro (por entonces novedosas) cartas con los recientes descubrimientos portugueses, ocho ptolemaicas una árabe y la colombina entregada por el marino español capturado. La carta arábiga describía La India; las portuguesas, América, el Océano Índico y China; la de Colón, el Caribe. En 1513, Piri Reis concluye su famoso mapa. Sin embargo, a pesar de la cantidad de referencias y datos con los que Piri Reis elaboró su mapa, lo cierto es que algunos no tienen una explicación "lógica". ¿Cómo es posible que se describiera la Antártida si esta se descubrió en el siglo XIX y el estado de sus costas cambia continuamente por el hielo?
Sobre estos hechos, algunos expertos hablan de la posibilidad de que Piri Reis se basara en algo así como los "mapas madre" del mundo, realizados en Egipto. Para ello, argumentan que las perspectivas y distancias que se plasman en el mapa se corresponden una proyección plana de la Tierra tal y como podría ser vista hoy por un astronauta situado a una gran altura sobre Egipto, el Mapa de Piri Reis se basa en uno anterior de realizado en Egipto hace más de 4.000 años. Piri Reis nunca dijo haber inventado el mapa, aunque reconoció que lo había copiado, y que era producto de la unificación de todo el material cartográfico que había conseguido. Algunas datas, reconocía, databan del siglo IV a.C.

La teoría de que Reis se basó en algún mapa con una antiguedad inimaginable viene también avalada por el mapa antártico de Finé (sobre estas líneas) trazado en 1531 o el de Mercator, (imagen inferior) de 1569. Es este último el que más apoya la teoría de que Egipto albergara conocimientos superiores sobre cartografía, o de que el mundo fuera descubierto y "retratado" por nuestros ancestros mucho antes de lo que creemos. El mapa de Mercator describe, por ejemplo, los mares de Amudsen y de Bellinghausen, descubiertos varios siglos después. Lo cierto es que Mercator tuvo lazos muy estrechos con Egipto, llegando incluso a visitar la Gran Pirámide en 1563. Y no sería descabellado suponer que, fruto de esas conexiones, Mercator obtuvo los "mapas madre". Fue esta obra la que inspiró doscientos años después a Philippe Buache, un cartógrafo ochocentista que también dibujó la Antártida desprovista totalmente de hielo. Un mapa que, por cierto, no ha podido "imitarse" hasta que los científicos obtuvieron nuevos datos de este continente a mediados del siglo XX.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada