TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

* Los Macrobios.


Durante las últimas seis décadas y de forma constante en todo el mundo, los periódicos, las revistas, los noticieros de televisión, los libros, las películas y hasta las mismas personas que han hecho investigación de campo, sea esta de tipo oficial o científica, han presentado al fenómeno Ovni refiriéndose al mismo con términos como platillos voladores, ovnis, extraterrestres, etc, etc.

Estos términos utilizados después de los años 50 no varían mucho en la interpretación de las palabras utilizadas por los escritores y autores de los libros sagrados como El Corán, La Biblia, en donde la aparición de ángeles y extrañas nubes están por todo lado, la versión moderna los define como ovnis y extraterrestres, esto surge por la necesidad de describir algo que no entendemos y nos vemos en la necesidad de utilizar neologismos para referirnos a ello, en estos libros que menciono nos encontramos con muchas otras palabras como son, arcángeles, diablos, jinas, dioses, potestades, querubines, íncubos, súcubos, etc, etc, por mencionar solo unos pocos ejemplos. Todas estas palabras podrían ser analizadas una por una en cuanto su origen y significado, pero todas ellas, fueron interpretadas de acuerdo al entendimiento y al conocimiento de una época específica y de sus circunstancias particulares. Y esto lo podremos encontrar y observar también si profundizamos mas en otros libros y leyendas antiguas de cualquier continente.

Lo que sí es cierto, es que existen unos hechos, donde la participación de otros actores que no somos nosotros los humanos, ha sido descrita y narrada históricamente y que de todo esto, la humanidad con todo el conocimiento y entendimiento que tiene, no ha sido capaz de catalogar hasta el momento de forma real y contundente estos hechos, por la simple razón de que estos actores no actúan a la vista del ser humano tal y como muchas de las personas quisieran, sea esto por estar igual o mas evolucionados que nosotros tecnológica o físicamente, o porque estén situados en otras dimensiones diferentes a la nuestra, y cuando me refiero a esto punto lo hago interpretando la idea de que es posible que existan otras entidades que vibren en una frecuencia molecular diferente a la nuestra. La famosa Teoría de las Cuerdas nos podría estar dando una idea de todo esto.

Y por no poder entender todos estos hechos, hemos seguido formando sistemas de creencia alrededor de todo lo que no nos explicamos, mismo motivo por el cual todavía hoy día se forman grupos de seguidores de personas que dicen haber tenido algún contacto con estas entidades llamadas extraterrestres.

Es por esa razón que desde hace tiempo, cuando participo en seminarios, foros o congresos, aprovecho para hablar con mis colegas y les expongo mi inquietud sobre la necesidad de cambiar la terminología en el estudio del fenómeno Ovni.

Decir Ovni por ejemplo, es referirse únicamente a objetos voladores no identificados, y esto, en una investigación seria no dice mucho, hablar que vieron a la virgen o a un extraterrestre tampoco aclara un fenómeno, pero invita a las personas a pensar en un mas allá por estar acostumbrados a que las creencias y sistemas religiosos podían tener las respuestas a cosas que desconocemos, pero lo cierto del caso, es que no es así, ningún sistema de creencia le garantiza a usted que las palabras utilizadas por los “profetas” o estas organizaciones para definir a un ente en particular es la correcta.

Mientras no tengamos un conocimiento cierto de las cosas, no podremos afirmar que una entidad es un extraterrestre. En lo personal pienso que estamos muy lejos de llegar a entender todo esto.

Nosostros empezamos a utilizar un neologismo para definir a todas estas entidades hace ya muchos años, apareció ese término nuevo en dos entrevistas que me hicieron el mismo día 22 enero de 1994, uno en La Prensa Libre y el otro en el periódico La Nación de Costa Rica. En esas entrevistas me referí a ese otro estado de cosas como el mundo de los MACROBIOS, sin querer decir que estas entidades sean más grandes, más buenas, mas malas, que vivan más tiempo, que no envejezcan o que sean entes energéticos, sino mas bien dando una connotación de contraposición al mundo de los microbios descubiertos hace tan solo unos ciento cincuenta años. De igual forma ahora se nos presenta una oportunidad de interpretar de forma mas adecuada una realidad que ha estado en apariencia siempre allí, que no la entendemos, pero que sin embargo empezamos a intuir como un mundo de muchas posibilidades y de grandes retos al entendimiento de nuestra mente con respecto al universo y a lo que nos rodea

Nosotros estamos en estos momentos como Pasteur y Koch y todas aquellas personas que empezaron a investigar la descomposición de las cosas, los gérmenes y la existencia de unos animalitos muy pequeños que transmitían las enfermedades. A todos esos animalitos que difieren mucho unos de otros se les define hoy día microbios, pero como cosa curiosa nunca se formó un sistema de creencia por este asunto.

De ahí nos nació la idea de proponer cambiar la terminología que hemos utilizado para usar palabras mas precisas que impidan que se formen sistemas de creencia alrededor de ellas.

Con el tiempo hemos podido ver que se han empezado a utilizar otros nombres para identificar a ciertas posibles entidades no catalogadas, una de ellas y quizás la mas conocida por su programa de televisión es ALF, por sus siglas en inglés que quieren decir, Alien Life Form, es decir forma de vida alienígena, otra es Ebes, que quiere decir entidades biológicas extraterrestres.

Ninguna de estas palabras nuevas, incluyendo la propuesta por mí, pienso que sea la correcta, pero talvez la reflexión y el análisis a estas nuevas propuestas nos ayuden a encontrar en un futuro próximo una forma mas apropiada para definir este reto que se nos presenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada