TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

* LA RETENCIÓN DEL SEMEN.



En toda la literatura taoísta se pone una y otra vez de relieve la importancia de que el hombre retenga su semen durante el coito. El propósito fundamental de este método es el de aumentar todo lo posible la cantidad de hormonas que segrega el cuerpo del hombre durante la excitación sexual y reducir todo lo posible la pérdida de semen y hormonas relacionadas a través de la eyaculación. Este método, que en chino se llama huan jing bu-nau (literalmente, «retornar el semen para nutrir el cuerpo»), ha sido ridiculizado a menudo por occidentales escépticos que se toman el término demasiado literalmente y fuera de contexto en vez de hacer un intento serio para comprenderlo. El citado nombre no quiere dar a entender que el semen suba literalmente por la columna hasta llegar al cerebro; más bien significa que los elementos esenciales del semen retenido son reabsorbidos por el cuerpo del hombre, especialmente por los tejidos blandos de la próstata y por la porción esponjosa de la uretra, desde donde pasan naturalmente a la corriente sanguínea y circulan por todo el organismo, «nutriendo» todos los órganos y tejidos, incluido el cerebro. Es un hecho bien conocido por la ciencia médica que el semen y los líquidos cefalorraquídeos se componen básicamente de los mismos elementos, de modo que la conservación del semen alimenta el cerebro al poner a su disposición una mayor cantidad de nutrientes esenciales. Las mujeres consiguen este efecto naturalmente, pues durante el coito retienen sus secreciones sexuales.
La reabsorción y la circulación por el cuerpo de la esencia-semen retenida puede mejorarse mucho tanto en hombres como en mujeres si se realizan algunos ejercicios de respiración abdominal profunda inmediatamente después de concluir el coito. En los hombres, el profundo masaje rítmico de la próstata que se produce durante la respiración profunda favorece la absorción de los elementos esenciales del semen retenido y su paso al torrente sanguíneo; en las mujeres, la respiración profunda hace lo mismo con las secreciones retenidas en la vagina. Tanto en los hombres como en las mujeres, la respiración profunda a continuación de las relaciones sexuales ayuda a restablecer el equilibrio tras la intensa excitación del sexo y, debido a la elevada sensibilidad de los sistemas energéticos del cuerpo, favorece considerablemente el equilibrio y la circulación del Qi. Para los hombres que se inician en estas prácticas, los ejercicios de respiración también ayudan a aliviar la «sensación de plenitud» que a veces se nota en el escroto tras la retención voluntaria del semen.Yoga Sexual Taoista


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada