TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

* La Gran Familia de Razas Inteligentes Reptilianas.



"La Gran Familia de Razas Inteligentes Reptilianas recibiría en su conjunto el nombre de Ginaabul. La primera de estas razas serían los Kingu, también conocidos como Saurios, Draconianos o Dracos. Otras Razas Ginaabul serían los Usumgal (otra variedad de Saurios), los Sutum (Lagartos Machos), las Amasutum (Lagartas Hembras), los Musgir (también conocidos como Pazuzu y Gárgolas). Los Kingu o Draco se habrían originado en la Tierra, evolucionando de los dinosaurios. Esto debe haber sucedido en una Línea de Tiempo diferente a la nuestra. Tras un cataclismo que habría destruído la Tierra en esa Línea de Tiempo, emigraron al Sistema de Thubán, también conocido como Alfa Draconis. Desde ahí habrían extendido su Imperio por diferentes Constelaciones, especialmente en Orión, que se convirtió, prácticamente, en su segundo hogar. En Orión, los Ginaabul conocieron a sus primeros aliados: en la Nebulosa de Orión conocieron a los Ameli o Lux, Seres Etéricos que gustan alojar en el cerebro de los seres físicos inteligentes. En el Sistema Alnitak de Orión, conocieron a los Sukkal o Carianos, seres con aspecto de Hombres-Pájaro. En el Sistema Rigel de Orión conocieron a los Riguelianos, seres pequeños y de grandes ojos y cabezas, a los cuales esclavizaron. En el Sistema Zeta Retículi de la Osa Mayor, los Ginaabul encontraron a seres de similares características y mezclando genes de ambas razas con los del Musgir, crearon al esclavo perfecto: los Miminu. Estas tres razas, los Riguelianos, los Zeta Reticulianos y los Miminu, son los que hoy conocemos como los «Grises».
Los Ginaabul continuaron expandiendo su Imperio por las Constelaciones. Generalmente, cada guerra que emprendían las ganaban, aunque en una ocasión sufrieron una amarga derrota en el Sistema Sirio del Can Mayor a manos de los nativos Abgal, una especie de Hombres-Peces. Pero una nueva raza creada por los Abgal después de dicha guerra, se convertiría en el gran rival de los Ginaabul a través de las edades. Éstos eran los Amelius, o Humanos Galácticos, originados en el Sistema Vega de Lira. Los Ginaabul conocerían a esta raza durante la Primera Gran Guerra de Velatropa, nuestro Sector Galáctico. Ésta comenzó como un conflicto con los Insectoides Nim —también conocidos como «Mantis»— y terminó con un conflicto con una serie de Razas Aliadas de los Nim, lideradas por los Humanos. Por primera vez los Ginaabul se encontraron con una Alianza de múltiples Civilizaciones en su contra. Aún así, lograron causar grandes bajas a sus enemigos e incluso destruir el Planeta Natal de los Humanos. Pero cuando su propio Planeta Capital en Draco fue también destruido, Satanel —el Comandante Supremo de las Fuerzas de Orión—, hizo un inesperado e histórico llamado a todas las partes del conflicto a una negociación conjunta. Tras este proceso nació la llamada Federación Galáctica de Velatropa y una nueva Era de Paz Galáctica dio inicio. Se hicieron múltiples expediciones a diferentes Sistemas para descubrir y contactar pacíficamente a diversas Razas para hacer la invitación a sumarse a la Federación. Incluso se llegó a contactar a los Helel, Creadores y Planificadores Cósmicos de la Evolución en Nebadon, el Cúmulo Galáctico al que pertenecemos y hasta se organizó una Expedición a la Galaxia Central de Andrómeda, para una entrevista con el Consejo de los 13 de Nebadon.
De todo esto, se aprendió que había un Plan Cósmico y que las Razas protagonistas en éste eran los Reptilianos y los Humanos. Sin embargo, en cierto momento, los Helel decidieron que su Plan Cósmico no estaba resultando como debía y apostaron por un «Cambio de Planes Cósmico». Luzbel, uno del Consejo de los 13, se rebeló contra este cambio de Planes y decidió que los Ginaabul debían saber de qué se trataba: Contactó con Satanel —ahora Líder y Representante de toda la Liga de Orión para la Federación Galáctica— y le dijo que los Helel habían creado una nueva Línea de Tiempo en la cual la Tierra no daría origen a una Raza Reptiliana sino a una Humana. Ante esta noticia, Satanel entró en cólera y ésta se extendió a toda la Familia Ginaabul cuando el Nuevo Plan Cósmico fue revelado. Entonces, Satanel proclamó su Rebelión Cósmica contra este Plan, contra los Planificadores Helel y contra la Federación Galáctica, que se había convertido en ejecutora de esos Planes. Estalló así la Segunda Gran Guerra de Velatropa, que fue aún más terrible que la primera. Mundos completos fueron barridos sin contemplaciones por la furia Reptil. Pero finalmente, los Rebeldes y sus Aliados fueron aplastados y sometidos en la Batalla Final de Shielho, librada en el Sistema que conocemos como Alción de las Pléyades. Satanel y sus principales Comandantes, fueron apresados y juzgados ante el Consejo de los 24 de Norlatiadek, nuestra Galaxia. La sentencia fue el ser deportados a la Tierra, en el Tiempo Alternativo, en una época situada hace un millón de años de nuestro tiempo, para realizar trabajos forzados en favor del Nuevo Plan Evolutivo para la Tierra.
En esta época estaba surgiendo la Raza de Andon u Homo Erectus, que estaba destinada a evolucionar hacia un Humano Inteligente capaz de albergar una Chispa Divina en su ser. Los Rebeldes no sólo no ayudaron en este Proyecto, sino que se las arreglaron para sabotearlo y en un último enfrentamiento con los Comandos de la Federación Galáctica en la Tierra, fueron destruídos. Pasaron, entonces, con sus Cuerpos Astrales a habitar la Cuarta Dimensión de la Tierra y ahí se dieron cuenta de que no podían escapar de este planeta debido a ciertos Dispositivos instalados por la Federación Galáctica. Entonces su ira fue inmensa y juraron no descansar hasta encontrar la forma de destruír la Humanidad, de la Tierra primero y de todo el Universo después. Pero antes les quitarían la Chispa Divina —Chispa de la que ellos carecen—, para ser inmortales y trascencer el Universo Material, para enfrentarse y destruír a los Helel, que habían jugado con ellos y con todas las Razas del Universo. Por entonces, lo único que pudieron hacer sus aliados Miminu fue crear un Portal Dimensional en Marte, por el cual los Reptilianos Astrales podían asomarse durante ciertas Alineaciones Planetarias".
(Desconozco el autor de este texto)

1 comentario: