TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

* La cara oculta de la desclasificación OVNI en el Reino Unido

Cuando se hicieron públicos los primeros informes sobre avistamientos de ovnis en Reino Unido, muchas personas esperaban encontrar documentos que confirmaran la existencia de contactos por parte del Gobierno británico con supuestos seres de otros planetas. Sin embargo, por el momento, de los casos investigados por el Ministerio de Defensa británico (MoD), el 90% tiene una explicación lógica. Esta es la historia del oscuro proceso que condujo a la apertura de sus archivos.

A pesar de que los expedientes OVNI británicos empezaron a divulgarse en mayo de 2007, la desclasificación ha sido un proceso muy lento que se inició a principios de los años 50 del siglo XX. Desde entonces la polémica no ha dejado de estar presente en todo el proceso. Oposiciones internas en el propio Ministerio de Defensa británico (MoD) y conflictos con investigadores independientes y periodistas han generado un cierto halo de misterio en torno a este asunto, así como una gran expectación en la sociedad británica. Así se desarrollaron los hechos.

La desclasificación por fechas
1950: lord Montbatten, jefe del Estado Mayor de la Defensa, y sir Henry Tizard, asesor científico del Gobierno británico, se interesan por el fenómeno OVNI y se inicia el proceso de desclasificación de los expedientes secretos custodiados por el MoD. Asimismo, nace el Flying Saucer Working Party Committee (FSWP).
1952: Winston Churchill presiona al Ministerio del Aire para que informe sobre los No Identificados. En una carta fechada el 28 de julio el primer ministro solicita información sobre el fenómeno.
1953: después de que los medios de comunicación se hicieran eco de que varios radares británicos habían captado ovnis, el Ministerio del Aire ordena que se guarde silencio sobre cualquier detalle relacionado con el tema. Pretende evitar que se generen incómodos debates en los medios de comunicación y en la opinión pública.
1961: el Servicio de Inteligencia Científica 3 (SI3) muestra un total desinterés por los ovnis y trata de “quitarse el muerto” de la desclasificación, pues considera que debería ser realizada por el SI5.
1962: varios informes son destruidos por considerarse irrelevantes.
1963: el investigador Julian Hennessey “bombardea” al Ministerio del Aire –que había sido absorbido por el MoD– con solicitudes de información sobre los expedientes OVNI que obran en su poder. Durante 13 años Hennessey no paró de luchar para evitar la quema de todos los documentos.
1964: en una nota interna del Ministerio del Aire fechada en este año se hace referencia a Hennessey y a las molestias que podría causar.
1967: Hennessey descubre que los informes se destruyen al cabo de cinco años desde su redacción. En un intento por salvar los documentos, pide apoyo a varios miembros del Parlamento y obtiene la ayuda de dos de ellos: sir John Langford-Holt y sir Eric Bullus. Gracias a su colaboración y amparándose en la Ley de Registros Públicos logra salvar los documentos que, transcurridos 30 años, pueden ser divulgados a la opinión pública. Aunque Hennessey ha sido poco mencionado en todo este proceso, si hoy se dispone de toda esta información ha sido gracias a él. Paralelamente al descubrimiento de Hennessey se produce una reestructuración en el organigrama de algunos departamentos encargados de la investigación de los incidentes OVNI y se queda fuera la Inteligencia Técnica Aérea (DSTI), cuyas competencias son retomadas por el DI55.
1970: se decide continuar manteniendo las políticas y los procedimientos vigentes, pero con la novedad de que los informes ya no podrán ser destruidos. 1971: hasta este año, los testigos que informaban de avistamientos OVNI no recibían explicación alguna al respecto. A partir de 1970 se les comienza a enviar un modelo estándar en el que se indica que todo aquello que no suponga una amenaza directa para Reino Unido no se investigará.
1975: el proceso vuelve a dar un giro. En previsión de una futura desclasificación y de la cesión de documentos a entidades científicas, el MoD comienza a redactar varias copias adaptadas de los informes. Según el investigador Joe MacGonagle, entonces ocurre algo muy extraño: "Durante el proceso se produjo una gran confusión y algunos informes originales fueron destruidos”. De esos documentos desparecidos solo se conservan las copias adaptadas, lo cual resulta un poco sospechoso.
1976: se reciben 200 denuncias de avistamientos de ovnis. 1978: el número de avistamientos aumenta hasta llegar a 750. 1979: el sustancial incremento de reportes genera un debate en la Cámara de los Lores.
1980: se produce un supuesto aterrizaje de un objeto extraño cerca de las bases aéreas estadounidenses de Woodbridge y Bentwaters (ambas en suelo británico). El caso se conoce como incidente Rendlesham Forest. Se llega a especular con la visita de misteriosos seres a la zona. Sin embargo, McGonagle cree que lo que pasó fue que “pasados tres años del incidente, los medios de comunicación comenzaron a delirar en torno a este asunto”.
1986: el SI3 y el DI55 proponen elaborar una base de datos con todos los informes sobre ovnis. Lo que en principio parecía una buena idea se complicó cuando la Secretaría de Personal del Aire de Defensa (Sec(AS)2) tuvo conocimiento de estos planes y se opuso al proyecto por considerarlo contrario a la política del MoD, cuya principal consigna era evaluar solo aquellos casos que pusieran en riesgo la defensa de Reino Unido. El proyecto se abortó y, finalmente, el SI3 se retira del proceso.
1991: Nick Pope –vinculado al MoD desde hacía seis años– es nombrado responsable de las investigaciones de los avistamientos OVNI. Pope desarrolla sus funciones en el Sec(AS)2 y encabeza el Proyecto OVNI. Sin embargo, según Joe McGonagle, Pope no investigó realmente el fenómeno, sino que se dedicó a valorar los datos ya existentes. “El término `investigación´ –puntualiza McGonagle– es una exageración; debería utilizarse `valoración´, ya que Pope nunca visitó los lugares en los que se habían producido los avistamientos ni habló de manera directa con los testigos, exceptuando alguna ocasión en la que se produjo un diálogo telefónico”. “Mi función era investigar los informes de avistamientos OVNI para el Gobierno británico –puntualiza Pope a MÁS ALLÁ–. Debía buscar evidencias de alguna amenaza potencial o de algo que supusiera peligro para la defensa de Reino Unido”.
1993: de nuevo se intenta crear una base de datos sobre avistamientos OVNI. En esta oportunidad el SeC(AS)2 sí apoya la iniciativa, pero el proyecto no prospera por falta de fondos.
1994: Nick Pope abandona el Proyecto OVNI, aunque seguiría vinculado al MoD hasta 2006, año en el que decide desligarse por completo del MoD tras 21 años de servicio.
1997: se producen grandes cambios y enfrentamientos dentro del MoD por el asunto OVNI. Debido al aumento de la demanda de solicitudes sobre avistamientos, el MoD sufre una reestructuración. El DI55 inicia un nuevo proyecto de investigación para evaluar la importancia militar de los avistamientos de ovnis y los resultados quedan reflejados en un informe llamado Proyecto Conding. Sin embargo, el Consejo de Administración del Espacio Aéreo (DAS) –sucesor del Sec(AS)2– se opone a esta iniciativa y omite los resultados para evitar cualquier tipo de especulación.
2000: concluye el Proyecto Conding, pero el DAS no es informado de los resultados, lo que provoca que el organismo se desvincule del proceso de investigación. Nace la Ley de Libertad de Información (FOIA), aunque no se hace efectiva hasta cinco años después. Asimismo, se crea el Código de Práctica de Acceso a la Información del Gobierno (CoP).
2001: los investigadores Dave Clarke
y Andy Roberts reciben una copia de los informes OVNI del Flying Saucer Working Party Committee (FSWP) y del informe Rendlesham, lo que desata una nueva polémica. “Nick Pope y Georgina Bruni –explica Joe McGonagle a MÁS ALLÁ– escribieron un reportaje para la revista británica UFO Magazine sobre el FSWP como si se tratara de una exclusiva mundial, sin mencionar ni a Clarke ni a Roberts”. El investigador Dave Clarke siempre había estado en la sombra hasta que en la última fase del proceso de desclasificación se convirtió en una persona clave en la elaboración de las conclusiones sobre los documentos desclasificados. El compañero de Clarke, Joe McGonagle, comenta que “en reconocimiento a su experiencia y a su dedicación al tema, fue nombrado especialista-asesor por The Nacional Archives”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada