TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

* EL CASO DEL AVISTAMIENTO OVNI DE MANISES.


Informaciones que todo ufólogo debería conocer sobre el caso Manises.


A raíz de la nota de prensa de la Fundación Anomalía (http://www.anomalia.org) sobre el famoso caso Manises del 11 de noviembre de 1979, en la que se daba por concluido el misterio que durante veinte años ha rodeado este suceso, la revista Más Allá demuestra que está realmente más allá del sentido común con una respuesta pública que no tiene desperdicio y que analizaremos a continuación. Dicha nota de prensa, que reseñaremos con detalle, entra a formar parte, por derecho propio, de lo mejor de la galería de errores periodísticos.
La Fundación Anomalía ha premiado una monografía que ha logrado explicar satisfactoriamente la totalidad de los hechos y que próximamente verá la luz en el libro El Expediente Manises (1).
"Hacia las dos y media de la madrugada de la noche del 11 al 12 de noviembre de 1979, un ovni perfectamente esférico dejando una estela en su parte inferior emergió desde el mar frente a las costas de Mallorca".
A varios cientos de kilómetros del lugar donde ya dormían los protagonistas del caso, y media hora después de que el Mirage F-1 aterrizara en la base aérea de los Llanos después de una búsqueda infructuosa de los supuestos ovnis que eran vistos desde el aeropuerto de Manises, Más Allá pretende relacionar con el incidente de Manises una fotografía tomada en Sóller (Mallorca). Antes de entrar en consideraciones más directas sobre la foto, su autor y su entorno, digamos claramente que ni el área geográfica, ni las características de la imagen tienen nada que ver con el episodio vivido por la tripulación del vuelo de la TAE, el personal del aeropuerto y el piloto del caza militar.
Un análisis de la fotografía de Sóller, que anula completamente su validez al demostrar que se trató del reflejo del Sol en las lentes de la cámara, fue publicado en un libro de V.J. Ballester Olmos ya en 1984 (2) y que puede leerse en Internet . Recientemente, nuevas evidencias se han sumado para terminar de mostrar la falsificación de la foto de Sóller (3).
"Un Supercaravelle de la desaparecida compañía TAE tuvo que suspender en Manises (Valencia) el trayecto que cubría -entre Mallorca y Las Palmas- debido a la presencia y peligrosa proximidad de dos potentes luces rojas que de acuerdo al testimonio del comandante del vuelo, Javier Lerdo de Tejada, tenían el tamaño de un Jumbo y efectuaban todo tipo de maniobras lejos del alcance de la aeronáutica convencional".
Contrariamente a este resumen intencionadamente sensacionalista, la descripción de la tripulación del TAE siempre hacía referencia a dos pequeñas luces rojas, sin cuerpo visible que pareciera sustentarlas, separadas entre sí de forma apreciable y alineadas horizontalmente en paralelo al suelo que, inicialmente, les parecieron las luces de un avión. Ni incluso en los momentos de mayor acercamiento aparente se apreciaron detalles suplementarios. Las aeronaves más comunes de la época medían entre 12 y 40 metros de envergadura. Al inicio de la observación -cuando pensaban que las luces eran las de un avión- estimaron que la distancia que mediaba entre el avión y las luces era de 15 a 20 millas (27 a 36 km). Los cálculos trigonométricos que cualquiera puede reproducir dan una separación angular entre tres y cinco minutos de arco. Pues bien, para que el lector se haga idea de las dimensiones de las luces, el diámetro angular de la luna llena es de 31 minutos de arco. O sea, que lo que empezaron a ver eran dos diminutas luces separadas entre sí la décima parte del diámetro aparente de la luna llena.
Vayamos ahora al momento en que Lerdo de Tejada creyó que las luces se hallaban a unos 300 m de distancia y que la envergadura abarcada por las luces era equivalente a la de un Jumbo (54 m). Nuevamente aplicamos una sencilla fórmula de trigonometría que nos permite deducir que, de ser así, el tamaño angular de lo que verían sería de 618 minutos. Sitúese ahora el lector: eso supone un tamaño equivalente ¡a 20 veces el diámetro lunar! Pero eso no es todo. En declaraciones del comandante del vuelo a Juan José Benítez, las dimensiones alcanzarían ni más ni menos que dos veces las de un Jumbo, en cuyo caso lo que la tripulación del TAE tendría ante sus ojos sería un cuerpo cuya envergadura sería de ¡40 veces el tamaño angular de la luna llena!
¿Y la realidad? En declaraciones del segundo piloto Ramón Zuazu, precisamente a Javier Sierra en enero de 1991 y -atención al dato inédito- del también piloto Luis de Luque que, volaba franco de servicio en la cabina, en declaraciones a Jaime Servera en julio de 1992, ambos profesionales no admiten en absoluto tan descomunales dimensiones. En este sentido no podemos olvidar aquí que el mismo Zuazu ha calificado al comandante como persona "dada a exagerar".
"Fue la primera y la última vez en la historia que un vuelo de pasajeros tuvo que suspenderse por culpa de un ovni".
El miembro de la tripulación copiloto Zuazu afirmó a Sierra, quien ahora como director de Más Alla parece olvidar detalles fundamentales por mor de incrementar sus ventas, que "de haber llevado yo los mandos del avión habríamos seguido nuestra ruta, y sin desviarnos hacia Valencia". Sin comentarios.
"...40 empleados del aeropuerto de Manises observaron tres extrañas luces, una de las cuales se aproximó tanto a la cabecera de pista que los operarios llegaron a encender las luces... que acabaron provocando el despegue...de un caza F-1... "
Las tres luces que se veían desde el aeropuerto de Valencia eran vistas, además, desde El Prat (Barcelona), como declaró uno de los controladores del aeropuerto catalán en servicio aquella noche a Manuel Carballal. Dada la distancia entre Barcelona y Valencia es evidente que los estímulos luminosos en cuestión debían estar tremendamente lejanos. Y tanto que lo estaban, como que se trataba de las estrellas Sirio (principalmente, por su notable brillo), Proción y Rigel. El informe desclasificado por el Ejército del Aire incluye una frase lapidaria del capitán Miguel Moreno Álvarez, -oficial de guardia de la base aérea de Manises- al comandante jefe de Servicio del Estado Mayor del Aire a las 01,45 horas del día 12: "el objeto sigue el movimiento de las estrellas y que ahora sospecha que sea un planeta". Por si eso les parece poco, el controlador de aproximación Evelio Tabernero, protagonista de excepción esa noche, no se cansa de repetir, para quien quiera oírle, que lo visto aquella noche fue la estrella Sirio.
Más Allá se equivoca. No es verdad que una de las tres luces se aproximara a la cabecera de pista, puesto que ésta siempre tuvo un movimiento ascendente. No es verdad que dicha luz obligara a encender las luces de la pista. En un ejercicio de errado periodismo se mezclan aquí la observación de un grupo de luces vistas desde tierra a partir de las 23,50 horas, con una luz aislada vista a las 01,15 horas del día siguiente (ésta última luz fue la que se tomó por un tráfico y e hizo se encendieran las luces de pista), ya que se hallaban en posiciones distintas, tenían movimientos diferentes y una apariencia que no admite comparación. En aquel momento, el caza interceptador ya llevaba 35 minutos volando y cálculos minuciosos han demostrado que ¡fue precisamente la presencia del Mirage F-1 lo que provocó el encendido de pista!
"El piloto (militar) persiguió y visualizó durante casi dos horas los extraños ovnis, que estaban siendo detectados en los radares centrales de la defensa española".
Falso por partida doble. La conversación -grabada- entre el piloto y control Pegaso durante la misión de interceptación señala que estuvo persiguiendo luces lejanas a las que nunca alcanzaba y otras que el propio piloto reconoce que eran estrellas. Todo lo que el piloto pueda "recordar" veinte años después, si entra en contradicción con las conversaciones originales con control de tierra, huelga. La reconstrucción del vuelo del caza militar indica que llevó durante una hora y media una trayectoria errática que le hizo "perseguir", en este orden, las llamaradas de la planta gasificadora de Arzew (Argelia), la estrella Vega y el planeta Júpiter.
Habitualmente, los reporteros de lo oculto gustan de citar la pregunta parlamentaria hecha al Gobierno en torno a este caso. Pero esos mismos voceros de lo misterioso ocultan al público que el Estado Mayor del Aire sí hizo su tarea y preparó el informe oportuno, informe que se encuentra entre la documentación desclasificada. Entre sus conclusiones, el Ejército del Aire español afirma: "Lo que desvió al Caravelle de la TAE la noche del 11 de noviembre de 1979...bien pudo ser simplemente una ilusión óptica. Por otro lado, es un hecho cierto que no se tuvo contacto radar con él (énfasis nuestro), ni desde tierra ni desde el aire en ningún momento, lo que indica la inexistencia de un objeto sólido en la zona durante el periodo de tiempo estudiado". Este informe está fechado en octubre de 1980, pero ya en diciembre de 1979, a solicitud del juez militar nombrado para informar del caso, el coronel jefe del Grupo de Alerta y Control -Pegaso, eje de la Defensa nacional- escribió lo siguiente en un oficio interno: "En la zona donde actuó el EO-01 (caza interceptador) no hubo contacto radar en ningún momento, sólo en una ocasión y en las proximidades de Sagunto, se pasó al piloto un contacto a mucha distancia, que inmediatamente desapareció, lo que hace suponer con seguridad casi absoluta, que fue uno de los muchos "ecos fijos" o "clutter" que normalmente aparecen y desaparecen en nuestras consolas".
"Varios testigos observaron en Mallorca como un ovni surgía del mar, momento en el que se tomaron las fotografías...".
Estas fotografías fueron realizadas por Pep Climent desde Sóller, pero siempre ha sido Juan Coll quien ha tomado todo el protagonismo. Este es un personaje del que lo último que conocemos es que en agosto de 1998 provocó un fuego en el interior de su bar, tras rociarse con alcohol y abrir las espitas de gas. Fue ingresado en el hospital psiquiátrico. La fotografía muestra las montañas del interior de Mallorca, luego de salida del mar, nada. Las fotografías simplemente muestran un reflejo óptico en las lentes de la cámara resultado del brillo de la salida del Sol (2). Naturalmente, el fotógrafo mintió en el dato de la hora, así como en otros detalles de la toma.
"...según demuestran los informes publicados por el periodista y escritor J.J. Benítez son auténticas y responden a la presencia de un objeto de naturaleza desconocida..."
El citado escritor alude a unos recientes análisis hechos por "un grupo de expertos en fotografía e informática". En la entradilla de la nota de prensa a la que replicamos se habla concretamente de un "prestigioso laboratorio del País Vasco". Lo que no se dice es que, aparentemente, se trata de "laboratorios" ¡precisamente del propio J.J. Benítez! en la que se gana la vida su hijo. O sea, yo me lo guiso, yo me lo como.
Los análisis que hace años hizo un grupo norteamericano ya habían señalado que la imagen translúcida tenía todas las características de un reflejo óptico. Pero quisimos tener una segunda y más cualificada opinión, para lo que solicitamos en las últimas semanas un segundo análisis independiente al fotoanalista del MUFON, Jeff Sainio. Como es sabido, esta entidad no tiene en absoluto carácter escéptico y apoya la hipótesis extraterrestre, por lo que no se nos puede acusar de usar un técnico sesgado. Además, se le mandó la imagen sin darle ningún elemento de la controversia, para que su dictamen estuviera desprovisto de antecedentes.
Las conclusiones de Sainio no arrojan ninguna sombra de duda: "Las imágenes tienen todas las características de un reflejo en las lentes (lens flare). Es difusa y más brillante que el fondo, está en el lado opuesto de la verdadera fuente de luz, el Sol, con respecto al centro de la foto y su eje de simetría mira al Sol" (3).
"Recientemente, un grupo de investigadores que pertenecen a la FUNDACIÓN ANOMALÍA (organismo que recauda aportaciones económicas para sus actividades y que ha sido acusada de falta de objetividad y colaboración con las autoridades en el desprestigio del fenómeno ovni)...".
Esta frase no es de recibo. La revista se ha encargado, precisamente, de verter infundios contra la Fundación Anomalía y luego se sirve de ellos para echar mano de la muletilla de que hemos sido acusados de esto y lo otro. Naturalmente, un lector racional comprenderá que poca colaboración habrá con las autoridades cuando -como cualquier otra entidad sin afán de lucro, amparada bajo la Ley del Mecenazgo- tenemos que basar nuestras actividades en las donaciones (por cierto, con desgravación fiscal) del público y de las empresas.
Y en cuanto a objetividad, ahí están las obras de la revista de kiosco y las de la Fundación Anomalía, sírvanse compararse.
"...Dicha explicación ya fue descartada durante una investigación confidencial por el Ejército del Aire...".
Se refiere a la teoría del ingeniero técnico J.A. Fernández Peris, desarrollada con todo lujo de pormenores técnicos en el libro El Expediente Manises (1) y que podemos resumir diciendo que las luces observadas desde el aire por la tripulación del TAE fueron las enormes llamaradas pulsantes procedentes de dos torres de combustión de la refinería de Escombreras (Murcia). Pues bien, es de todo punto falso que la investigación ejecutada por el Ejército del Aire en 1979 descartase esta teoría; mas bien al contrario, la tesis de los investigadores militares apoya la irrealidad física y la probable naturaleza óptica de lo observado.
"...la grabación de la caja negra del vuelo, que obra en poder de nuestra publicación..."
Esto es lo que se llama en román paladino, una "fantasmada". Porque las cajas negras de los aviones sólo se abren en caso de accidente. De lo realmente habla la revista sensacionalista es de las grabaciones de las conversaciones entre el piloto y los controladores aéreos de Barcelona y Valencia, grabaciones que son del dominio público ¡desde hace más de quince años! Sentimos vergüenza ajena por esta pretendida "primicia" periodística.
"...los objetos que persiguió el capitán Cámara, insistimos, estaban siendo detectados en los radares...".
Invitamos a cualquiera a leer los 147 folios del expediente oficial desclasificado en 1994. Se verá diáfanamente que no hubo detección fehaciente en los radares. La documentación técnica es así de tozuda.
"Otro documento oficial demuestra que ningún buque ni avión de la VI Flota de los Estados Unidos operaba en la zona...".
Reconstrucción de la errática trayectoria del Mirage F-1, con
indicación de interferencias radio y blocajes radar.
(J.A. Fernández Peris, EL EXPEDIENTE MANISES).
El modelo explicativo señala que el caza militar sufrió los efectos de interferencias en sus aparatos de abordo debidos a las contramedidas electrónicas del portahelicópteros Iwo Jima de la VI Flota, ubicado en el área de las islas Columbretes, cerca de Valencia. Es cierto que en 1979 el Ejército del Aire consultó a la oficina en Madrid del Grupo Militar Conjunto de los Estados Unidos sobre la presencia de algún avión de la VI Flota en la zona de los incidentes. La respuesta dada en su día indica que no habían aviones en vuelo (ni falta que hace porque la explicación del suceso no tuvo que ver con avión alguno) ni tampoco ningún "portaaviones". Pero para nada habla de la presencia del portahelicópteros Iwo Jima, que el día 12 de noviembre de 1979 fondeó en Valencia, como señala el informe del juez militar, que, repetimos, parece que los autores de la amañada nota de prensa de la revista no han leído.
"...La interpelación jamás fue respondida, pero ahora, con la información oficial del caso...no se ha encontrado una explicación satisfactoria al suceso".
En una parte anterior de este trabajo ya hemos reseñado la primera de las tres conclusiones del informe del Estado Mayor del Aire realizado en respuesta a la interpelación parlamentaria. Las dos siguientes conclusiones, dicen así: "No hubo tres tráficos durante cuatro horas en cielo español, sino la apreciación de unas luces de dudosa identificación, que en ningún momento se demostró que fuesen objetos consistentes". Y, por último: "No existió ningún aparato que obligase a un despegue de un F-1 desde Albacete, sino que fue la comunicación telefónica hecha desde Valencia sobre la observación de unas luces en la zona, lo que indujo al Jefe de Servicio del MACOM a ordenar la salida del F-1 al objeto de comprobar si dichas luces correspondían a algún avión u objeto volante que, por otro lado, no había sido detectado por el radar de tierra". Más claro agua. Al texto de la revista de Javier Sierra se le llama tergiversación.
"...el Ejército del Aire atribuye a "una nave de procedencia y tecnología desconocida".
Simplificar las cosas resulta sencillo, sobre todo si ayuda a la ceremonia de la confusión creada por Más Allá;. Porque precisamente fue el capitán Miguel Moreno Álvarez quien, como responsable de guardia de la Base Aérea de Manises, se comunicó con el Cuartel General del Aire en Madrid para referirse a las luces vistas sobre Valencia, lo que originó la posterior salida del caza interceptador. Este capitán -información desvelada aquí por vez primera- ifue precisamente nombrado juez informador y, claro, tuvo que navegar entre dos aguas, dejando el caso "en el aire", ya que no en vano fue corresponsable de la salida de un caza de la defensa nacional...en persecución de unas estrellas. Más Allá; saca de contexto las frases del militar quien, en su informe, reconoce primero -como nosotros mantenemos- la disparidad de comportamiento entre las luces vistas desde el TAE y las observadas por el personal del aeropuerto. Y, especula, seguidamente: "Ahora bien, si se considera que todas las observaciones corresponden al mismo fenómeno aéreo, se plantea la necesidad de considerar la hipótesis de que existe, efectivamente, una nave de procedencia desconocida impulsada por energía también desconocida".Véanse los condicionantes y todo ello basado en una premisa falsa, ya que se trató de observaciones de fenómenos totalmente dispares. No olvidemos, sin embargo, que esto se escribía el 28 de noviembre de 1979. Las conclusiones definitivas del caso son las del Estado Mayor del Aire, dirigidas al Gobierno de la Nación, fechadas en octubre de 1980, que hemos citado anteriormente y que no dejan lugar a dudas.
REFERENCIAS

RADIO EL CASO MANISES ..http://www.ivoox.com/expediente-ovni-caso-manises-audios-mp3_rf_2022498_1.html?autoplay=1

  1. Fernández Peris, J.A., El Expediente Manises, FUNDACIÓN ANOMALÍA, en prensa. Pedidos anticipados con descuento (2.525 ptas) al Apartado 5041, 39080 Santander.
  2. Ballester Olmos, V.J., "Un avistamiento anunciado", en Investigación OVNI, Plaza & Janés (Barcelona), 1984, págs. 156-162. Puede consultarse en este link de Internet: http://www.anomalia.org/soller.htm
  3. Ballester Olmos, V.J., "La foto de Sóller, un ejemplo de la sinrazón", en Karma-7, enero de 2000.

LOS EXTRAÑOS RUIDOS SE OYEN ENTRE LA ISLA DRAGONERA ( EN LA FOTO ) Y EL CABO DE FORMENTOR
como ya adelantamos la semana pasada, los pescadores, buzos, cientificos y turistas que viven, veranean o trabajan en las costas de las Islas Baleares estan un tanto alarmados por los extraños ruidos que, desde hace algunos meses, se pueden escuchar bajo las aguas incluso tambien en la superficie en los días de calma a lo largo de las 50 millas del litoral mallorquin, que va desde Sa Dragonera hasta el cabo de Forrnentor.
Quienes han escuchado los sonidos afirman que son muy agudos y que su intensidad y fuerza varían en función de la profundidad. Según ha explicado el ex campeón mundial de pesca submarina en apnea, Josep Amengual, "es un sonido muy agudo, similar al de una máquina lejana, pero que, por su intensidad, parece que se encuentra a muy pocos metros del que lo escucha". Por otra parte, el pescador Toni Carbonell asegura que "el ruido se repite con una frecuencia de entre seis y siete segundos y es similar al que haría un tubo metalico gigantesco que cayera alsuelo".
"El Ejército norteamericano utilizó satélites espías para tomar fotos"
Aunque las primeras hipotesis sobre la procedencia de los ruidos nos acercaban a las prospecciones petrolíferas de la compañía Repsol en aguas cercanas a Tarragona, la empresa ya se ha apresurado a desmentir esa posibilidad, con lo que esta cobrando fuerza
otra hipotesis mas insolita: esos ruidos podrian ser originados por una nave extraterrestre o por una presunta base de ovnis oculta bajo el mar.
Nos hemos puesto en contacto con Josep Guijarro, redactor jefe de la revista "Más allá" y experto investigador de todo lo relacionado con los OVNIS, para que ahonde en un caso tan extraño como el que nos ocupa.
"Ya en el año 1976 se especulaba con la posible existencia de una base de ovnis en aguas de las Baleares"
Por esas fechas, un equipo de submarinistas profesionales fueron partIcipes de una serie de experiencias mientras buceaban en la misma zona en la que ahora se escuchan los ruidos. Esos profesionales oyeron unos sonidos metálicos, como si alguien golpeara algo pesado bajo las aguas. Esto se unió a otra serie de observaciones de otros submarinistas que detectaron en el fondo marino unos tanques cuyo aspecto no se parecía a nada conocido. Y se empezo a hablar de lo que nosotros denominamos OSNIS (objetos submarinos no identificados), pero, al acudir con cámaras especiales para fotografiarlos, los objetos habían desaparecido. Lo unico que se recuerda es que eran cilindros oscuros".
Durante muchos años, las Islas Baleares se han convertido en protagonistas de inquietantes sucesos relacionados con el fenómeno OSNI. Guijarro cuenta que "son muchos los pescadores mallorquines que hablan de lo que ellos llaman bolbas, o burbujas de luz que salen de los fondos marinos. Esto cimentó el mito de que, frente a las Baleares, y en un triángulo que nosotros llamamos "silencioso", que une la zona norteña mallorquina de Sóller con la localidad levantina de Denia y el puerto de Barcelona, podría existir una base extraterrestre. De hecho, ahí se dan frecuentes avistamientos de ovnis. Y el propio ejército norteamericano utilizo sus satelites espías para tomar fotos de ese area, ante la posibilidad de que pudiera ser una realidad esa base. No lograron nada...".
Desde principios de los años 80 y hasta hace poco tiempo, los sonidos dejaron de escucharse. Pero ahora el tema ha vuelto a resurgir con más fuerza que nunca.
"Desapariciones de personas en el "triangulo silencioso"
"Es como si realmente se hubiera apagado el ruido durante años explica Josep Guijarro, pero, con el cambio de milenio, muchas de las personas que aseguran que permanecen en contacto telepatico con los tripulantes de las naves extraterrestres, decían que ha llegado el momento de que esos seres vengan a presentarse, y el "triangulo parece que ha vuelto a activarse. El contactado Salvador Díez y su compañero, Xavi Moranta, han conseguido fotografias desconcertantes de ovnis en la zona del pantano mallorquin de Cuber. Y ahora se les ha unido otro contactado celebre, como es Pep Climent, que ya en 1979, y en la zona de Soller, consiguio una foto en la que aparece una esfera luminosa saliendo del fondo del mar, el mismo día en el que un avion de pasajeros tuvo que aterrizar de emergencia en el aeropuerto valenciano de Manises, tras asegurar su piloto que le habían perseguido unos extraños objetos. Pero quizás sea pro nto para decir que esos ruidos que ahora vuelven a escuchar se son causados por artefactos extraterrestres".
Garrido se ha puesto en contacto con submarinistas que han experimentado circunstancias muy extrañas en aguas de Mallorca: "He recopilado noticias que hablan incluso de desapariciones de personas en el triángulo silencioso, otras que se refieren a apariciones de OVNIS en las Baleares...
Hay una que presenta el caso de un par de barcelonese encontraban dentro de su coche en Cala Tuel, una caleta muy pequeña de la costa mallorquina, y, de pronto, vieron salir del mar un objeto de aspecto circular del que surgio un ser volando que se acerco hacia su automovil. Salieron del lugar a toda velocidad, perseguidos por el extraño sujeto, quien llego a tocar el techo del coche, dejando visibles una serie de marcas. La pareja pidio auxilio en una parroquia cercana y el sacerdote les conto que no habian sido los unicos en experimentar algo así".
PRONTO: ¿Un experto en temas ufológicos como usted cree en la existencia de bases submarinas supuestamente creadas por extraterrestres?
JOSEP GUIJARRO: Cuando los expertos nos referimos a la palabra "base", no hablamos de una serie de edificios con ovnis aparcados, sino a un lugar en el que con frecuencia se ven ovnis. Ni tampoco sabemos si esas naves son de procedencia extraterrestre o no, porque lo mismo pueden ser de fuera de nuestra galaxia que aparatos supersofisticados construidos por una superpotencia en total secreto.
Josep es de la opinion de que "posiblemente, nuestro Gobierno sabe mas de lo que creemos sobre el tema ovni en España. De hecho, y por ponerte un ejemplo cercano a la zona de la que estamos hablando en este reportaje, en el material desclasificado y que esta a disposicion de los ciudadanos en la biblioteca del Cuartel General del Aire, hay un expediente relativo al triangulo silencioso y es un expediente cutre y con pocos datos, todos sacados de material publicado en la prensa. Si ha habido una investigacion oficial, no aparecen los resultados en ningun documento. Y estoy convencido de que ese material existe y de que no quieren descubrirlo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada