TRANSLATOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

* GIGANTES EN LA TIERRA.









Hueso de femur encontrado en turkia , le calculan mas de 10 metros de altura.



Diseminados en los cinco continentes, se han descubierto restos arqueológicos de esqueletos humanos que demuestran que en la Tierra habitaron seres gigantescos. Además de desorientar a la comunidad científica, estos restos avalan las leyendas y tradiciones que el folclore popular ha recogido sobre “Los gigantes” con el paso del tiempo.


¿Son los gigantes únicamente protagonistas de historias fantásticas o, por el contrario, sus hazañas pertenecen a la memoria colectiva de la Humanidad y están basadas en relatos de lo que realmente ocurrió en el planeta? ¿Quiénes construyeron las colosales estructuras megalíticas y desplazaron grandes monolitos como si de un juego se tratara?
La Arqueología , hasta el momento, no ha ofrecido ninguna respuesta convincente. Resulta incómodo para los arqueólogos reconocer que hoy día no existen grúas ni aparatos elevadores capaces de mover y levantar titánicos bloques de piedra de ¡1.500 toneladas!, como es el caso de las terrazas de Baaalbek (actual Líbano).
“Parece que bloques de estas dimensiones tuvieron que ser puestos allí por gigantes o miembros de una civilización que conocía los secretos de la levitación y la antigravedad”, escribe David Barclay en su libro Extraterrestres, la respuesta definitiva de los Ovnis.
Las construcciones de la isla de Pascua, Tiahuanaco, el yacimiento megalítico de Ollantaytambu, Cuzco, Machu Picchu, las islas Marquesas, la isla volcánica de Pohnpei en la Polinesia ... son una pequeña muestra de las muchas construcciones de estas características que existen en nuestro planeta, atribuidas por los habitantes locales a los “gigantes”.
La figura del gigante se presenta en casi todas las culturas y sus leyendas. Las podemos encontrar en múltiples relatos mitológicos del viejo mundo: griegos, nórdicos, germánicos, hindúes, indoeuropeos, y también en el nuevo mundo como en las tradiciones de los mayas, de los aztecas y de los incas; así como en casi todos los libros sagrados de la antigüedad: el Lebhar Gabhale (libro de las invasiones) irlandés, el Ramayana hindú y hasta en la Biblia ¿Por qué hablar de unos seres que no existieron en realidad?



La Ciencia cree ver en su gran tamaño, una metáfora: el mito cosmogónico que simboliza el poder y la fuerza. Una simple magnificación de los poderes atribuidos a la figura humana. Pero autores como el ya citado David Barclay, clásicos como Erich von Däniken, Robert Charroux, Pierre Darcout, el ya fallecido Jimmy Guieu o el ex jesuita Salvador Freixedo, entre otros, creen ver en estos relatos los primeros contactos entre civilizaciones extraterrestres y los hombres de la Tierra. Algunos van más allá, como Zecharia Sitchin, y opinan que los extraterrestres que nos visitaron en la antigüedad fabricaron genéticamente al Ser Humano y crearon las primeras civilizaciones, como Sumer y Egipto, y bien pudieran haber sido seres de gran tamaño.
Lo cierto, es que la búsqueda de la verdad nos lleva hasta tiempos remotos, donde las antiguas leyendas tradicionales dibujaban estos seres divinos y heroicos como auténticos.



Gigantes en la Biblia

La primera mención de la existencia de gigantes o “seres distintos” en la Tierra aparece en la Biblia, en el Viejo Testamento. En el Génesis 6, versículos 1 y 2, podemos leer:
“cuando los hombres se habían multiplicado sobre la Tierra y habían procreado hijas, viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, escogieron de entre ellas por mujeres a las que quisieron”.
Los Nephilim (en hebreo gigantes) según se recoge en el Génesis 6, 4, existían en la Tierra por aquel tiempo:
“Por entonces y también en épocas posteriores, cuando los hijos de Dios cohabitaban con las hijas de los hombres y éstas tuvieron hijos, aparecieron en la Tierra los gigantes. Éstos son los esforzados varones de los tiempos primeros, los héroes famosos”.
Según Zecharia Sitchin, autor de El Duodécimo Planeta, nephilim significa literalmente “aquéllos que bajaron de los cielos a la tierra”.
 “Los traductores de la Biblia –explica Sitchin- supusieron que Nephilim significaba gigantes porque en otras partes se menciona que éstos eran también conocidos como Anakim, a la vez que el cuento sobre el gigante Goliat se afirma que él era descendiente de Anak; de aquí la conclusión: si Anak era un gigante, entonces los Nephilim que también eran Anakim, deberían ser gigantes”.
Por su parte, Robert Charroux, en El enigma de los Andes, ve a estos gigantes de la Biblia como
“... seres superiores que engendraron la elite de los pueblos: Reyes, héroes e iniciados”.
Su unión con las mujeres de los hombres - debían de ser bastante semejantes a la especie humana para poder acoplarse a éstas - produciría hijos más altos que los terrestres normales. Pero hemos de destacar una particularidad: algunos de los restos osteológicos pertenecientes a “gigantes” encontrados, tenían – como ya veremos posteriormente - seis dedos en cada una de sus extremidades.
La Biblia también hace mención a este dato en Sam. 21, 20 y Paralipómenos 20, 6
“Hubo una batalla más en Gat, en la que se halló un hombre de alta talla que tenía seis dedos en cada mano y en cada pie, veinticuatro en todo, que descendía también de Rafa”.
Para la Biblia, la raza de los gigantes desapareció con el diluvio pero, al parecer, uno de ellos se salvó. La leyenda nos cuenta que, al no caber en el Arca de Noé, se montó a horcajadas sobre ella.
El gigante era tan grande que su cama medía unos 3,90 metros de largo por 1,80 de anchura. (Deuteronomio 3, 11).
 





GIANT FINGER IN EGYPT


A 15 inch long human finger has been found in Egypt and pictures of it are being released for the very first time. BILD.de broke this story, and it is spreading like fire all over the Internet. According to BILD.de, the pictures of this finger were taken by a researcher named Gregor Spörri in Egypt in 1988. The mummified finger would be considered to be human except for the fact that it is way, way too large to have come from a human hand. As mentioned earlier, the giant finger is 15 inches long. It is projected that the person that this finger came from would have been more than 16 feet tall! As you can see from the picture above, the fingernail is clearly visible. This truly is a remarkable specimen. So is this really a finger of a giant that once lived in Egypt?




Hallazgos por todo el mundo: las pruebas

Que en el planeta habitaron gigantes lo demuestra el hallazgo de restos humanos de extraordinarias dimensiones en la India, Tíbet, China, Sudamérica, África ... algunos con una edad aproximada de 45.000 años. Y no solamente huesos, sino también espadas, hachas, lanzas y otros instrumentos como picos de tal envergadura que para poder usarlos habría que tener una estatura de, por lo menos, ¡tres metros!
Pero veamos algunos ejemplos.
  • En una gruta de Atyueca, cerca de Mangliss (en la antigua Unión Soviética), se encontraron esqueletos de hombres que medían entre 2, 80 y 3 metros. Éstos presentaban seis dedos en sus extremidades. Otros hallazgos científicamente admitidos son el gigante de Java (en el sur de China) y el gigante de China meridional. El primero con una antigüedad de medio millón de años y el segundo también con seis dedos en sus extremidades.
  • En Chenini (Túnez) se encontraron restos de tumbas de gigantes con esqueletos que medían más de tres metros. Transval (en Sudáfrica) es otro ejemplo similar al anterior.
  • Un esqueleto de fósil humano de 5, 18 metros de alto fue desenterrado en 1956 en Gargayan (Filipinas)
  • En Norteamérica, en el condado de Bradford (Pennsylvania) en 1880 fueron encontrados, en un túmulo sepulcral, esqueletos humanos cuyos cráneos mostraban unos cuernos de cinco centímetros, encima de los arcos ciliares. La altura promedio de los esqueletos era de aproximadamente 2,13 metros. Su antigüedad se calculó en 800 años. Algunos de estos huesos serían enviados al American Investigating Museum de Filadelfia, de donde parece que desaparecieron. Continuando en EE.UU (Glen Rose, Texas), en el lecho del río Paluxy, se hizo un gran descubrimiento paleontológico. Se pusieron al descubierto huellas gigantes de pisadas de 54, 61 cm de largo por 13.97 cm de ancho, pertenecientes a un homínido. Los geólogos concluyeron que el lecho del río correspondía a terrenos del cretácico a fines de la era mesozoica (140 millones de años). Pero lo más curioso del caso es que junto a estas huellas de homínido se descubrieron en el mismo estrato ¡huellas de dinosaurio (brontosaurios)!
  • El antropólogo alemán Larsan Khol halló asimismo, en 1936, a orillas del lago Elgasi de África Central, huesos pertenecientes a individuos enormes. ¿Una comunidad de diferente etnia?
  • A 6 km. de Safita (Siria) los arqueólogos hallaron hachas de mano de 3,8 kg. En Ain Fritisa (Marruecos oriental) se descubrieron picos de 32x 22 cm y 4,2 kg. de peso y hachas de dos filos con 8 kg. Tales dimensiones requerían una buena envergadura para poder utilizar estos instrumentos eficazmente.
  • Más recientemente, y en Marruecos también, se han hallado en una cueva de la región de Nador, en el norte del país, restos de tres esqueletos de niños pertenecientes a una raza desconocida de gigantes. Se trata de una zona próxima a las míticas columnas de Hércules, considerada patria del bíblico gigante Goliat.
  • Ciudad megalítica de Lixus (antigua Libia) se encontraron restos humanos de esqueletos de Homo Sapiens, con edades comprendidas entre los 10 y 12 años y una antigüedad de 20.000 años. Los esqueletos miden aproximadamente 2,25 metros de altura.
Todos estos ejemplos son una pequeña muestra de los múltiples hallazgos que se suceden por todo el planeta y que no vamos a detallar para no caer en el aburrimiento, pero vamos a proseguir tan sólo un poco más en nuestro territorio.


  Construciones de gigantes ,  levitaban las piedras entonces ?



Huella de Dinosaurio caminando posiblemente con un gigante de unos 4 metros o mas .



 



Restos en España

En la península, y más concretamente en el norte del país, es donde mayor número de crónicas tradicionales se recogen.
Los gigantes atávicos, considerados paganos por la religión cristiana, lejos de desaparecer han pervivido en los cuentos populares y nos han sido presentados como pertenecientes a una raza gigantesca, y no como una singularidad. En Cataluña “els gegants ” continúan presentes en muchas fiestas y representaciones. Se han integrado en las fiestas populares hasta el punto de que todas las comarcas tienen los suyos y forman parte del patrimonio cultural e histórico.

Los cuentos populares locales ubican al gigante ligado a numerosos megalitos, menhires y dólmenes. Los monumentos megalíticos eran construidos (según el folklore) por seres gigantescos durante la noche. En Portugal, a los dólmenes se les llama todavía Antas (tumba del gigante o construcción del gigante), puede que en honor al gigante Anteo.
En euskera a los monumentos megalíticos se les denomina Mairuen baratza (huerta de los gigantes o huerta de los gentiles, nombre este último con el que se les conoce en el territorio vasco). Por lo tanto, que la tradición universal designe a los dólmenes como las tumbas de los gigantes podría suponer más de una leyenda, si nos atenemos a las evidencias arqueológicas.

En principio, un yacimiento controvertido en restos de estas características lo constituye el dolmen de Oren, en Prullans, la Cerdanya (Pirineos catalanes). En 1917, al parecer, se descubrieron, entre otras piezas, fémures de entre 70 y 92 cm de largo. Aunque existe bastante confusión sobre la veracidad del hallazgo, el investigador Fernando Ledesma en su libro La Cerdanya, esmeralda mágica del Pirineo asegura que se encontraron siete esqueletos de la especie humana en el dolmen I, de gran envergadura.
El escritor y periodista Miguel G. Aracil amplía que en realidad fueron nueve los esqueletos descubiertos de la época del Hombre de Cro.Magnon (cuando el hombre de este período no superaba, según lo establecido por la ciencia oficial, los 165 cm de altura). Estos restos fueron custodiados por la familia Casanovas en la Torre de Prullans, antigua casa palacio de los marqueses de Monistrol. Posteriormente, parte de estos restos se entregarían al Museo Arqueológico de Cataluña.
Lamentablemente aquí se pierde la pista de este material, pues el museo no reconoce haberlos visto nunca.

El caso es que arquelólogos y estudiosos han encontrado con relativa frecuencia huesos humanos de enormes proporciones en la Península Ibérica. En Garós (Pirineo de Lleida), al reconstruir el ábside de la iglesia, el párroco Mossèn Jaqquet encontró los restos de un gigante de tres metros de altura con un hierro clavado en el cráneo. En la reconstrucción de otra iglesia, en Urbasa (sistema montañoso entre Álva y Navarra) se encontraron restos humanos de tamaño ciclópeo.

También se han hallado esqueletos humanos de dimensiones gigantescas en Castilla; cerca de Medinaceli se encontró un cráneo y varios huesos; en León, en la iglesia visigótica de Marialba, esqueletos de tres metros de envergadura; y también en Cantabria, Girona (Besalú) .... Prácticamente casi todos los restos se encuentran en paradero desconocido en la actualidad, quizá dispersados entre unas pocas docenas de coleccionistas de recuerdos.
Pero la pregunta crucial es: ¿por qué ningún científico se entretiene en recoger y estudiar todos los datos, restos y pruebas disponibles?
Es evidente que se echaría por tierra muchas teorías científicas.
 






 INVESTIGACION ESPECIAL
Romita, Gto.- Visitantes de otras Galaxias o sobrevivientes de civilizaciones desaparecidas como Lemurias o la Atlántida pudieran ser siete esqueletos gigantes encontrados durante una excavación en pleno centro de esta ciudad durante la construcción de un centro cultural y que de acuerdo a la forma de su entierro tuvieron que ser considerados como de alto nivel entre su comunidad seres superiores. Los esqueletos encontrados en esta localidad representan los de más alta estatura en nuestro País pues rebasan los dos metros con cuarenta y cinco centímetros lo que hizo voltear la mirada de investigadores ya que los antiguos pobladores de estos lugares eran de muy baja estatura.





El maestro Tito muestra una foto de los esqueletos Gigantes de Romita Guanajuato.




Esta zona es considerada rica arqueológicamente hablando pero a la fecha a tenido poca atención de las autoridades municipales y del Instituto de *****pología e Historia lo qué ha provocado el saqueo indiscriminado de piezas y objetos de las culturas Prehispánicas que con esta acción de la delincuencia se pierden la raíces de nuestro pueblo.
Así lo manifestó el profesor en artes plásticas y escultura Tito Serrano quien fue el participe directo de un gran descubrimiento durante los trabajos de excavación para la construcción de la casa de la cultura de esta localidad y que viene a revolucionar algunas teorías sobre las razas que poblaron este sitio. Esto fue el descubrimiento de siete esqueletos que presentaban características especiales en la forma de estar sepultados en forma de los Chac Mool de Yucatán en posición fetal con la cabeza recargada sobre vasijas como era la costumbre de nuestros antepasados Otomíes y Chichimecas que habitaron estos lugares.



El maestro Tito Serrano descubridor de los esqueletos gigantes con Eulogio Soto Mahe.


Cabe hacer mención que esta forma de entierro solo se hacia con personajes distinguidos por lo que este hallazgo pudiera ser de algunos reyes o sacerdotes ya que los siete estaban acomodados de una manera circular todos con la dirección de sus pies hacia el centro. Pero de acuerdo a sus características *****pométricas y gran estatura investigadores ufológicos piensan que estos seres bien pudieron ser provenientes de otra galaxia, la Atlántida o Lemurias civilizaciones desaparecidas en la noche obscura de los tiempos y que probablemente algunos de sus habitantes lograron sobrevivir siendo arrastrados por las corrientes marinas hasta estos lugares y adaptarse a la vida de los nativos a quienes encausaron al desarrollo utilizando sus grandes conocimientos.



En Acambaro existen colecciones de la antiguedad que muestran seres gigantes.



No eran normales de acuerdo a su tamaño por este motivo solicitamos la intervención de los expertos del Instituto Nacional de *****pología E Historia nos dice el maestro en artes plásticas Tito Serrano quién fungía como director de la Casa de la Cultura en la administración anterior siendo el presidente municipal Jesús Rocha Reina. Fue precisamente durante las excavaciones para la construcción del nuevo edificio de la casa de la cultura cuando los trabajadores avisaron del hallazgo a sus superiores por lo que los trabajos fueron suspendidos mientras el INAH realizaba las investigaciones afortunadamente el maestro Tito Serrano logro medir las osamentas por lo que determino que los siete esqueletos eran de igual estatura todos median 2 metros con 45 centímetros y el cráneo tenía la forma de una bombilla y con las cavidades oculares demasiado grandes. Los dedos de los pies eran muy largos y uniformes lo que llamo la atención de los investigadores pues los pies humanos tienen una definición descendente de mayor a menor por lo qué estos restos se consideran extraños. Se sabe dice el profesor de arte qué en otros puntos del mundo se han encontrado esqueletos de gran tamaño como por ejemplo en España, Perú e Indonesia pero estos no han rebasado los dos metros con diez centímetros por lo que se puede afirmar que los encontrados en este lugar son los más estatura del mundo. Los esqueletos eran gigantes Romita Guanajuato.


Desafortunadamente parece ser que a las nuevas autoridades de la cultura e historia de esta localidad no les interesa ya que a la fecha nadie ha indagado acerca de estos restos que el INAH tiene en custodia en Guanajuato capital o en México y sería bueno que se gestionara su traslado al sitio en donde fueron localizados para que sean exhibidos como fomento al turismo.
Han pasado ya muchos años de este hallazgo y no hay información con respecto a los esqueletos gigantes encontrados en este pueblo hay muchas especulaciones algunos afirman que por tratarse de seres Extraños fueron llevados a los Estados Unidos para ser estudiados por la NASA aunque no hay nada concreto.Grupo Alarma de Investigación Paranormal encontró en la Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España de Bernal Díaz del Castillo que Hernán Cortes pregunto a Massecasi y Xicotenca de Táscala de donde provenían los aztecas ellos respondieron que sus antecesores les habían dicho que en los tiempos pasados había allí entre ellos poblados de hombres y mujeres muy altos de cuerpo y de grandes huesos. Y que porque eran muy malos y de malas maneras que los mataron peleando con ellos y los que quedaron huyeron y murieron de viejos por lo que trajeron unos huesos como zancarrones de la rodilla a la cadera yo me medí ante el y era tan alto como yo atestiguo Díaz del castillo y así quedo asentado en sus crónicas. ¿Serian algunos de estos seres que llegaron a este lugar?



Mas fotos relacionadas.



































GIGANTES EN AMÉRICA DEL NORTE :
======================
Los primeros exploradores occidentales que escribieron sobre los gigantes de América del Norte incluye Magallanes, Sir Francis Drake, el explorador español Desoto, y Byron Commodore el abuelo del famoso poeta Lord Byron.



No todos los encuentros con los gigantes fueron autopsias. Un avistamiento bien documentado por Magallanes se produjo en 1520 cerca del puerto de San Julián, México. Ahí, Magallanes y su tripulación se encontraron con un gigante pelirrojo que estaba cerca de diez pies de altura, al cual Magallanes describió tener una "voz como un toro".
Más tarde, Magallanes se enteró por los nativos de tamaño normal que el gigante pertenecía a una tribu vecina. Sorprendentemente, los registros de Magallanes muestran que él y su tripulación capturaron a dos de estos gigantes vivos y los llevaron a bordo de su buque con la intención de llevarlos a Europa. Desafortunadamente los gigantes se enfermaron y los dos murieron durante el viaje. Magallanes tiro los restos en el mar.

Cincuenta y ocho años más tarde, algunos gigantes todavía vagaban por San Julián. Nada menos que Sir Francis Drake registro encontrar varios hombres de pelo rojo con nueve pies de altura. En los años venideros, más exploradores y marineros también reportaron ver gigantes caminando por esa zona.



Dos exploradores menos conocido, Jacob Le Maire y Schouten Wilhelm, descubrieron un esqueleto intacto de un par de seres humanos de nueve pies. Cada uno de ellos entraron en descripciones meticulosas de los esqueletos en sus diarios. ¿Si una raza de gigantes en su mayoría de cabello color rojo vivió en las Américas durante muchos siglos, no deberían sus restos y artefactos - por no hablar de los sitios donde vivían - seguir estando ahi? ¡Ahi siguen! Y muchos se encuentran en los "túmulos".

Los túmulos (algunos son estructuras piramidales planas) son sitios ceremoniales y religiosos que han sido cubiertos con tierra a como los siglos marcharon. La mayoría de los túmulo se asemejan a pequeñas colinas aplanadas.



Los túmulos se encuentran dispersos a través del medio oeste y en lugares tan lejos como el sur en Tennessee, extendiéndose hasta al norte en Wisconsin, oeste de Oklahoma, y hacia el este en Virginia. En las excavaciones de la mayoría de los montículos se han desenterrado muchos artefactos y los restos de los seres humanos de tamaño medio. Pero en los mayores túmulos se han descubierto que contienen los restos de gigantes... gigantes con cabello rojo.





Sin embargo, en relación con el número de los montículos que existen, casi no han sido investigados. Algunos de los esqueletos de gigantes encontrados han sido desaparecidos o reprimidos como aberraciones. Seres humanos de diez y doce pies de altura no se ajustan a las teorías dogmáticas. Por lo general, cada ves que esqueletos gigantes son encontrados por alguien, estos son tratados como falsificadores. Desafortunadamente la ciencia ortodoxa tiene demasiado que perder si investiga a fondo los montículos.

Los arqueólogos no puede negar que los constructores de montículos son reales. Lo que niegan son las cosas que a veces son descubiertas en el interior de los montículos. Durante el último siglo y medio ha sido revelado una y otra vez que algunos de los montículos -y pequeñas pirámides - son los lugares de sepultura de hombres grandes, a menudo dos metros y medio o más de altos, que tenían una cultura muy sofisticada. Algunos de los gigantes se han encontrado con armadura de cuero intrincado y han sido enterrados con espadas. Un gigante de estos fue encontrado cerca de Spiro Mound en Oklahoma durante la década de 1930.

¿Una conspiración del Smithsonian?

Lamentablemente, hay evidencia que sugiere que el destacado Instituto Smithsonian ha adquirido los artefactos y los restos de gigantes para luego en silencio suprimir los conocimientos de su adquisición. Una extraña historia de Ivan T. Sanderson, un popular autor de numerosos libros y zoólogo respetado, afirma al igual que otros, que el Smithsonian ha tenido la inclinación de enterrar los artefactos inconveniente desde 1800.

Sanderson recibió unas cartas de un ex de la Seabee Armada, que habían sido escritas en una base en una de las Islas Aleutianas al sureste del territorio continental de Alaska durante la Segunda Guerra Mundial. El Seabee era ingeniero y había supervisado un equipo de la construcción de una nueva pista de aterrizaje. Durante la construcción un pequeño grupo de colinas (posiblemente montículos) habían sido arrasadas por una topadora. Para su sorpresa, la tripulación descubrió unos restos humanos. El Seabees desprevenido descubrio el resto de las "colinas" y reveló un antiguo cementerio que contenia los huesos de gigantes. La mayoría de los huesos sobrevivientes fueron cráneos y los restos de huesos de los muslos.

La carta del Seabee describe el sitio con algunos detalles y luego pasa a mencionar que el cráneo mide un increíble de dos pies de distancia de sus bases a sus coronas, mucho más grande que los cráneos normales humanos. Por extrapolación, el ingeniero llegó a la conclusión de que los hombres habian sido tan altos como doce a catorce pies.

Sanderson intrepido de corazon, solicitó la confirmación y la corroboración. Se puso en contacto con otros miembros de esa unidad militar y recibió otra respuesta. La segunda carta de uno de los miembros de la tripulación, básicamente, reiteró la historia del ingeniero. Ambas cartas que Sanderson había recibido afirmaban que ellos habian enviado los restos de los gigantes al Instituto Smithsoniano. Cada hombre también dijo que no habían oído más sobre el asunto. Nada había sido publicado al respecto. Cuando Sanderson contactó al Smithsonian estos respondieron que no tenían antecedentes de haber recivido nunca tales restos esqueléticos.

Convencido de que el Smithsonian los habia recivido de los hombres de la Marina en las Aleutianas, Sanderson se desconcertó sobre el motivo por el cual el Instituto habia mentido, "¿Es que esta gente [el Instituto Smithsonian] no puede hacer frente al reescribir todos los libros de texto?"

Gigantes en el Condado de Marion, Virginia Occidental

Investigador y cripto-arqueólogo Dave Caín, ha estudiado las actas relativas a los descubrimientos de antiguos gigantes que se han excavado en y alrededor del condado de Marion, Virginia Occidental: "De los muchos misterios arqueológicos, uno de los más enigmáticos ha sido el descubrimiento de gigantescos esqueletos humanos prehistóricos."

El Condado de Marion fue el hogar de una parte de una antigua civilización, cuyos relatos históricos y artefactos indican existió en esta región.

¿Que gente misteriosa habria construido fuertes de tierra, montículos funerarios, carreteras macadam?

¿Quién dejó pictografías, piedras con inscripciones y esqueletos gigantes para ser descubiertos?

En la década de 1850 mientras excavaban un sótano en Palatine (Este Fairmont), los trabajadores descubrieron dos esqueletos humanos muy grandes. Al medir los huesos, la gente se sorprendió al encontrar que los humanos sepultados habían sido de más de ocho pies de altura.

Se informó de que cientos de piezas antiguas de cerámica, armas de piedra, tallas de piedra y los esqueletos se vendían en la estación del ferrocarril del Valle del Niágara. Algunos de los mejores especímenes fueron adquiridos por la realeza alemana y llevados a Europa como curiosidades.

En 1875 unos obreros estaban construyendo un puente cerca de la boca de Paw Paw Creek en Rivesville. Mientras que cavaban a través del suelo pesado de arcilla se sorprendieron al descubrir tres esqueletos gigantes [con] mechones de cabello rojizo que se aferraban a los cráneos. Un médico local fue llamado a examinar los restos. El médico pudo comprobar después de la cuidadosa medición de que los esqueletos fueron de aproximadamente ocho pies de longitud. "Ha habido muchas referencias históricas a una raza mística de seres humanos gigantes pelirrojos que habitaban este continente en el pasado distante. "

Reporte por la Union San Diego

De acuerdo con la Unión San Diego, el 5 de agosto de 1947, los restos momificados de unos gigantes fueron descubiertos enterrados cerca del desierto de Arizona, Nevada y California. Los restos de los gigantes todavía estaban vestidos con ropas extrañas. El equipo de exploradores provisionalmente los fecharon a casi 18,000 años de antigüedad.

Era el año 1931, cuando un ex médico de Cincinnati, F. Bruce Russell, accidentalmente encontró varios túneles situados cerca de Valle de la Muerte. No pudo volver a la zona hasta 1947, solicitando la asistencia del Dr. Daniel S. Bovee. Con su ayuda, el Dr. Russell recuperó los restos de varios gigantes con alturas que van de ocho a nueve pies.

"Estos gigantes", dijo Hill, "se visten con ropas que consiste en una chaqueta y pantalones de largo medio, que se extienden ligeramente por debajo de las rodillas. La textura del material se dice que parecen de piel de oveja teñido de gris, pero es obvio que fue tomado de un animal desconocido [para nosotros] hoy en día."

¿Quiénes eran estas misteriosas personas que recorrieron América mucho antes de que los mamuts lanudos se extinguieran? ¿Eran nuestros antepasados, o se trata de otra raza de seres humanos como los Neandertales? Algunos investigadores notan fuertes similitudes con el hombre de gran cerebro Cro-Magnon.

No se sabe mucho acerca de estos gigantes de América del Norte, no más allá de lo que he compartido aquí, excepto por un hecho interesante más.

Alrededor de unos veinte años atrás, en el norte de China, una excavación arqueológica de una universidad tropezó con el cementerio de 22 extraños y gigantescos hombres.

Cada gigante había sido de más de diez pies de alto y cada uno fue vestido con extrañas armaduras de cuero, y alrededor de sus cráneos colgaban largas hebras de cabello... cabello de color rojo.



Craneo petrificado de un gigante





''Possível esqueleto gigante  encontrados no sudeste. Este esqueleto , em particular, media mais de 8-1/2 pés de altura, embora esta descoberta não fora cientificamente documentada e a localização deste esqueleto não foi revelada. Esqueletos deste tipo têm sido encontrados em todo os Estados Unidos, particularmente no sudeste. 

The Burdick Track found near Glen Rose, Texas








Momias de 3 metros en Nevada


En mis investigaciones siempre me he encontrado sucesos extraños acerca del pasado de la humanidad. Y lo más raro, es que estos sucesos nunca o casi nunca dan el salto al gran público, y mucho menos a la comunidad científica, que constantemente los aparta de lado como si fueran unas medusas peligrosas que se encuentran en sus plácidos baños en el mar. Por eso, he decidido que voy a empezar a exponer muchos casos que son conocidos en pequeños círculos cerrados de investigadores y que muchas veces no son conocidos ni en esas páginas de habla española que tratan temas de misterio, porque casi siempre se centran en temas muy trillados como los templarios, espiritismo, fantasmas, brujería, etc. Temas que francamente me aburren sobremanera y que no llevan a ningún lado.
Una de estas historias intrigantes sucedió en 1911 cuando se hallaron diversos restos humanos momificados de cabello pelirrojo en la cueva Lovelock, situada a unas 70 millas al noreste de la ciudad de Reno, en el estado de Nevada (USA). En total, se hallaron unos 60 cuerpos, muchos de ellos momificados (como ya dijimos anteriormente) y gran cantidad de artefactos (esculturas de piedra, hueso y madera, realistas señuelos para cazar patos, todo tipo de cestería, etc) que se consideran de los más antíguos encontrados en el Nuevo Mundo. Sorprende entre los hallazgos unos mocasines y sandalias excesivamente grandes.
Para ubicarnos mejor en el tiempo y en el espacio, Nevada es un estado con una inmensa diversidad de paisajes, predominando el bello panorama desértico en la mayoría de la extensión territorial del estado. Nevada tiene una importante ubicación en el suroeste de los Estados Unidos, pues colinda con cuatro importantes estados que son Arizona, California, Utah, Oregon y el estado de Idaho. La capital es Carson City, la ciudad más grande es Las Vegas y el apodo del estado es “The Silver State” (El Estado Plateado).
Históricamente, derivado de las expediciones del Padre Kino a fines del siglo XVII por el norte del actual México y sur de los EUA, Nevada fue explorada y conquistada por la Corona Española en las primeras dos décadas del siglo XVIII (aunque no del todo colonizada). Formó parte del Virreynato de la Nueva España hasta 1821, en que forma también parte del Primer Imperio Mexicano de Agustín de Iturbide y en 1823 de México. A raíz de la guerra México-Americana de 1847-48, y por el Tratado de Guadalupe Hidalgo de 1848, Nevada pasa a formar parte de los Estados Unidos de América. En 1850, el Congreso de los Estados Unidos estableció el territorio de Utah, que incluía los actuales estados de Utah, Idaho y Nevada. En 1859 se descubrió en la zona importantes yacimientos de oro y plata lo que trajo a la región a numerosos mineros, comerciantes y otros personajes que buscaban hacerse ricos.
El 2 de marzo de 1861, Nevada se separó del territorio de Utah y adoptó su nombre actual, abreviación del nombre español de Sierra Nevada. El 31 de octubre de 1864 Nevada se convirtió en el estado número 36 de la unión.
Habiendo hecho un repaso rápido de su historia y geografía (gracias a Wikipedia), nada nos hace pensar que alguna vez pudieran existir en este estado norteamericano humanos de pelo pelirrojo. Algunos podrían pensar en vikingos, pero de lo que se tiene noticia, únicamente llegaron a la costa este de Estados Unidos en sus incursiones por el Océano Atlántico. Y como veremos más adelante, en unas épocas mucho más cercanas en el tiempo de lo que se datan estos restos humanos.
Si alguien quiere visitar esta zona, el lugar del hallazgo está localizado a 20 millas (30 km) al sur de la ciudad de Lovelock, Nevada, cerca de la cumbre de una alta colina, donde existe una cueva conocida actualmente como Lovelock Cave. Pero a principios del siglo XIX esta cueva se conocía como Horseshoe Cave (Cueva Herradura) posiblemente por la forma que tiene en su interior ya que, con unas dimensiones de 40 pies (12 metros) de profundidad y 160 pies (49 metros) de ancho, sus laterales conforman una curva que recuerda a la herradura de los caballos. Lo podréis localizar facilmente en la página 35, coordenada F-10, de la publicaciónNevada Atlas & Gazetteer, un mapa editado por DeLorme Corporation. Y si quereis situarlo en Google Earth, las coordenadas GPS son éstas: (39.96257, -118.55817).
Como primera peculiaridad de estos restos humanos, se descubrió que poseían una altura de entre 6,5 a 8 pies de alto (entre 2 a 2,5 metros) que es una altura muy infrecuente según la historia oficial para restos humanos en la antigüedad y hasta lo son para los seres humanos de los tiempos que corren actualmente.
Los científicos, como siempre pasa en estos extraños casos, se mostraron reticentes a estudiar estos restos, muchos de los cuales terminaron siendo tirados y descartados por los mineros locales. Dos arqueólogos fueron enviados a investigar estos restos en 1911, uno de la Universidad de California y otro de New York. Más que desenterrar los restos, parecían más interesados en enterrarlos, no sólo en el sentido físico del término, ya que tardaron 17 años en hacer públicos los hallazgos. Evitaron examinar los huesos y en uno de lo momentos incluso insistieron en volver a enterrar uno de los esqueletos que habían desenterrado. En cambio, enfocaron sus investigaciones en los restos de cerámica, fragmentos de tejidos y objetos similares.
Craneos de la cueva Lovelock
En teoría parecería que nos encontramos en un callejón sin salida para poder conocer su procedencia misteriosa, pero como siempre sucede en estos casos, los nativos de la zona nos ofrecerán un poco de luz sobre estos asuntos. Y estos nativos locales son los indios Paiutes o Piutes (he encontrado estas dos denominaciones).
Cuando fueron consultados, los indios Paiutes narraron que existían leyendas transmitidas desde tiempos inmemoriables sobre batallas que ellos mantuvieron con unos gigantes blancos de pelo rojo que vivían en esa zona cuando la tribu de los Piutes llegaron por primera vez al territorio de Nevada. Los Paiutes llamaban a este pueblo de gigantes blancos “Si-Te-Cah”. Según ellos, estos hombres pelirrojos eran un pueblo guerrero y varias tribus indias decidieron unirse para luchar juntos en una larga guerra contra ellos (se cuenta que pudo durar unos mil años). En esas leyendas se describe como en esas batallas los Paiutes y sus aliados emboscaron y lucharon contra los gigantes blancos hasta que casi hubieron matado a todos, excepto unos pocos a los que forzaron a refugiarse en una cueva (que no es otra que la cueva Lovelock). Según continúa la leyenda de los Paiute, después de que hubieran rodeado a los supervivientes de los gigantes dentro de la cueva, apilaron matorrales a la entrada de ella y la prendieron fuego. Los Paiute cuentan como mataron a todos los que intentaron salir de la cueva. Mantuvieron el fuego vivo hasta que todos los gigantes murieron asfixiados.
Cueva de Lovelock
Cueva Lovelock
Los Paiutes cuentan que los Si-Te-Cah vivían literalmente en un lago sobre el que se situaba, dominando, la cueva. Vivían en este lago para evitar los hostigamientos de los indios por lo que sus casas estaban emplazadas sobre balsas construidas con una planta fibrosa acuática llamada tule, una especie de cáñamo. Esta planta “tule” ya no se encuentra en la zona, por lo que se cree que fue introducida por estos gigantes. La denominación de Si-Te-Cah siginifica “comedores de tule”. Los Paiutes y los pelirrojos de largas piernas no se llevaban demasiado bien. Los indios acusaban a los Si-Te-Cah de ser caníbales y por eso guerrearon contra ellos.
Volviendo a los tiempos modernos, en 1911 una empresa, que trataba de explotar la cueva para recoger el guano de los murciélagos como abono y fertilizante, comenzó a extraer el guano que ocupaba ya en esas fechas un espesor de 4 a 6 pies (1 a 2 metros) dentro de la cueva. Cuando ya se había conseguido extraer guano hasta alcanzar alrededor de 1 metro de profundidad, comenzaron a encontrarse diversos artefactos y utensilios. Antes de que los arqueólogos llegaran a la zona, mucho de los hallazgos fueron dañados o desechados.
Pero fue en ese momento cuando lo que encontraron les dejó atónitos.
Encontraron lo que las leyendas de los indios Paiute siempre habían contado: existía un estrato de material quemado y también encontraron unas flechas rotas que probablemente habían sido disparadas desde el exterior de la cueva. La sequedad de la cueva, más otros factores climáticos (sin olvidar el efecto del guano) hicieron que muchos de esos gigantes blancos se transformaran en restos momificados. Entre los muchos bellos artefactos y objetos encontrados, se encuentra una piedra con forma de donut que tiene 365 muescas en el borde exterior (que muy posiblemente podrían indicar los 365 días del año, algo sorprendente para la antiguedad de los restos) y 52 muescas en el borde interior (que quizás podrían ser las distintas fases lunares). Muchos de estos objetos se pueden contemplar en el museo de la ciudad de Winnemucca, Nevada. Actualmente, se dice que se extrajeron de esa cueva más de diez mil artefactos.
En algunos textos que he encontrado se afirma que en estudios posteriores han confirmado que estos restos tienen una edad de más de 4 mil años. Esta antiguedad descarta cualquier relación con posibles vikingos, como ya os comenté al principio. Como ejemplo de esta datación podemos resaltar una honda realizada en tejido vegetal (Apocynum cannabinum) datada en la fecha 1222 a.C. hallada junto a una momia de 6 años en la cueva Lovelock.
Según el investigador Stan Nielsen, mientras buscaba una mina de oro perdida en Nevada para un documental que estaba realizando, él tuvo la oportunidad de explorar la cueva Lovelock y visitar el pequeño, pintoresco e interesante museo de la ciudad de Lovelock, Nevada. El conservador del museo le habló sobre el cráneo de uno de los gigantes que estaba en el museo de Winnemucca.
Después de un viaje posterior que Stan Nielsen realizó a la zona, pudo obtener un molde dental a tamaño real de un hombre adulto actual de un amigo suyo que era dentista. Este molde lo llevó en un posterior viaje que hizo al museo de Winnemucca y lo pudo comparar con la mandíbula del cráneo de uno de los gigantes de la colección del museo. Previo permiso por parte del conservador del museo Stan Nielsen pudo comprobar asombrado como su molde era mucho más pequeño que la mandíbula del cráneo del gigante. De hecho, los dientes de la mandíbula del cráneo eran casi el doble de tamaño que los del molde que trajo de una persona normal actual. También había otros detalles que lo diferenciaban de los humanos de ahora.
Es una suerte que sean los museos pequeños de los pueblos y poblaciones pequeñas donde se encuentran los restos arqueológicos más interesantes ya que siempre tienden a exponer todas las pocas cosas que tienen, no como en los grandes museos donde la mayoría de las objetos terminan guardados y acumulando polvo en sus sótanos y almacenes.
Algunos de estos restos humanos, incluyendo un cráneo de casi un pie (30 cm) de largo, se pueden encontrar en la Sociedad Histórica de Nevada, en la ciudad de Reno.
En el museo de antropologia Phoebe A. Hearst podemos encontrar mucha información acerca de las sucesivas expediciones arqueológicas realizadas en esa cueva. Este museo le ha dado el código NV-CH-18 a la cueva Lovelock.
Aquí podeis ver algunas fotos del cráneo y de la mandíbula con la que hizo pruebas Stan Nielsen. Y también a Stan en la entrada de la cueva.
Comparación de mandíbulas
Stan Nielsen a la entrada de la cueva Lovelock
Las huellas de estos gigantes pelirrojos no acaban aquí.
En 1931 se descubrieron unos esqueletos en el lecho del lago Humboldt, lago próximo a la ciudad de Lovelock. El primero de esos dos esqueletos medía 8 pies y medio de alto (unos 2 metros y medio) y parecía haber sido envuelto en una tejido como de goma similar a la manera egipcia. El segundo esqueleto medía 10 pies de alto (¡3 metros de altura!). Esta noticia aparecía en el diario local Review Miner el 19 de Junio de 1931.
Ocho años después, otro misterioso esqueleto se desenterró en el rancho Friedman, cerca de Lovelock. Medía 7 pies y 7 pulgadas (unos 2 mettros y 30 cm). Esta otra noticia apareció en el mismo diario local Review Miner el 29 de Septiembre de 1939.
Que estos restos estén tan cercanos a la cueva Lovelock y que además sus esqueletos sean de tamaño tan desmesurado, no sería descabellado realcionarlos con los mismos individuos gigantes pelirrojos encontrados en la cueva Lovelock.
Según los indios, los Si-Te-Cah construyeron una estructura piramidal de piedra en New York Canyon, algunas millas más allá en el condado de Churchill. Desafortunadamente, en la zona son frecuentes los terremotos y las ruinas de piedra han ido destruyendose a lo largo de los años.
No ha quedado mucho de los Si-Te-Cah. Cuando las autoridades arqueológicas oficiales rechazaron tomar su existencia en serio, un número de pequeños museos privados surgieron para rellenar el vacío. Algunos de estos museos son los mencionados anteriormente en Lovelock y la Nevada State Historical Society. Como casi siempre suele ocurrir, un incendio en uno de estos museos destruyó una colección irreemplazable de huesos, restos momificados, objetos de cuero y conchas grabadas con misteriosos símbolos. De todas maneras, los responsables de estos museos declaran que estos restos no son más que otros restos indios.
Una de las personas que ayudaron a conservar parte de los restos fue un ingeniero de minas y arqueólogo aficionado llamado John T. Reid. En 1911, cuando se descubrieron estos restos, él inmediatamente dió parte del descubrimiento a numerosas instituciones e universidades, incluyendo la Universidad de Pensilvania y el Instituto Smithsonian. Ya que pasó más de un año hasta que la Universidad de California enviara un observador no profesional a la zona, él tomó interés en los restos de los Si-Te-Cah e hizo lo que pudo para documentar los hallazgos según iban siendo desenterrados. También entrevistó a muchos habitantes locales que habían tenido conocimiento del asunto. Sus memorias se pueden encontrar en los archivos de la biblioteca y museo Nevada Historical Society Archives, en el 1650 North Virginia Street, Reno, NV 89503.
Sarah Winnemucca Hopkins, hija del jefe Paiute Winnemucca, narra muchas historias sobre los Si-Te-Cah en su libro: “Life Among the Paiutes” (Vida entre los Paiutes) publicado en 1883.
En la página 75, ella narra: “Mi pueblo dice que la tribu que exterminamos tenía el pelo rojizo. Yo tengo algunos de esos cabellos, los cuales han ido pasando de mano a mano de padres a hijos durante generaciones. Yo tengo un vestido que ha pertenecido a nuestra familia durante muchísimo tiempo, decorado con ese cabello rojizo. Me lo pondré en algún momento cuando yo dé una conferencia. Se llama vestido del luto, y nadie más tiene un vestido como éste excepto mi familia”. En otra parte del libro explica que estos gigantes de pelo rojizo llegaron a este territorio por barco, al parecer cuando esta zona era parte de un mar interior. Eran en número unos 2600, su pueblo los llamaba Sai-i, eran de una raza diferente, hablaban una lengua diferente y mantuvieron una larga guerra con su pueblo.
De la posible procedencia del mar de estos gigantes parece confirmarlo el hallazgo en la cueva Lovelock de adornos de conchas marinas que sólo pueden provenir de la costa del Pacífico del estado de California. Estas conchas se llaman Olivellas. La primera por la izquierda es la encontrada en la cueva Lovelock en una excavación realizada por Robert F. Heizer, en 1965 para el museo Phoebe A. Hearst.
Conchas Olivella
Existen también algunos datos contradictorios en toda esta historia. En un libro titulado Lovelock Cave escrito por Llewellyn L. Loud y M.R. Harrington editado por University of California Press en 1929, aparece reflejada una pequeña historia que le sucedió a John T. Reid: “En 1887, cuando perseguía unos caballos salvajes por la zona, John T. Reid, un ingeniero de minas en Lovelock, acampó allí (cerca de la cueva Lovelock) con unos pocos indios al anochecer. Captain Natches, uno de los indios, le habló a Reid sobre una gran calamidad que había ocurrido en esa cueva a otra raza de gentes los cuales habían sido exterminados por los Paiutes. John T. Reid fue informado de que unas 4 o 5 generaciones atrás los indios lucharon hasta la exterminación contra unos pelirrojos que hablaban otra lengua. Aunque un indio Paiute había muerto recientemente en Stillwater de quien se dice que había participado en esa lucha y que tenía un ojo tuerto por una flecha en una de las escaramuzas en la entrada de la cueva”.
Así que no parece que se pongan muy de acuerdo sobre la fecha en que sucedió esta guerra entre los Paiute y los gigantes pelirrojos. Si hacemos caso de las 4 o 5 generaciones en el pasado estaríamos hablando de unos 500 años atrás partiendo de 1887. Esto sería sobre el año 1400 más o menos.
Para añadir mas leña al fuego, el Dr. James Chatters, la única persona que ha realizado un estudio serio a los restos óseos del Hombre de Kennewick (otra historia interesante que contaré en otra ocasión sobre el posible origen europeo de los paleo-indios americanos, como se conoce a los ancestros de los indios americanos), confirmó en una conferencia realizada en la ciudad de Sacramento en 1998 la no procedencia india de esos restos de la cueva Lovelock. Restos que se relacionan con muchas otras leyendas de los indios sobre la existencia de personas de piel clara que precedieron a los indios americanos en el noroeste de la costa del Pacífico de los Estados Unidos de América.
El Dr. James Chatters es conocido por sus estudios sobre el ADN mitocondrial de los indios o nativos americanos. Hasta ahora sólo existían cuatro grupos de alelos mitocondriales para los nativos americanos. Estos grupos mitocondriales se denominaban con las letras A, B, C y D. Recientemente, se añadió un nuevo grupo llamado X. El grupo mitocondrial X es muy extraño en los Indios Americanos, pero puede encontrarse en los esqueletos arcaicos caucasoides que se han encontrado en restos muy antíguos en America tras los estudios realizados por el Dr. Chatters. Este grupo Mitocondrial X se encuentra frecuentemente en Europa y en el Oriente Medio. Esto confirmaría la procedencia de esos restos antíguos de humanos de raza blanca o caucásicos.
Algunas personas afirman que muchas momias de pelo negro que se encuentran en una cueva oscura y sujetas a determinadas situaciones ambientales (temperatura, luz, humedad, acidez, reacciones químicas, etc) cambian su color al rojo o al naranja, pero esto no tiene mucha consistencia en nuestro caso tras conocer las declaraciones de los descendientes de los Paiutes. De todas maneras, estos cambios de color del cabello humano antíguo han sido estudiados por la arqueóloga Stephanie Livingston. Ella lo explica por la poca estabilidad de los pigmentos (melanina y caroteno) del cabello después de la muerte a las situaciones comentadas anteriormente.
Como dato curioso, existen más referencias a gigantes por parte de los Paiutes, pero esta vez de manera más confusa. En la rivera del lago Mono (al este del estado de California) se pueden encontrar impresos en la tierra de la orilla del lago unas huellas de pisadas reverenciadas por los Paiutes de las Grandes Planicies desde tiempos inmemoriales. Según los Paiutes, estas huellas fueron dejadas por la “Primera Mujer” en su búsqueda del “Primer Hombre”. Durante este periplo, se encontró con un gigante terrible al que consiguió matar. El cuerpo de este gigante se convirtió en piedra en las orillas del lago Mono. Si alguna vez lo visitais, a lo largo de toda la ribera del lago podreis encontrar todo tipo de formaciones salinas y rocosas. Quién sabe, quizás una de ellas sea el cuerpo del gigante.
Podeis ver unas bonitas fotografías de este lago en la página web de Mike Levin.
Más casos interesantes de momias de pelo rojizo los podemos encontrar en las momias Tocharians encontradas en el desierto Takla Makan de China. También se describen en libros chinos muy antíguos sobre emperadores de pelo rojizo, ojos verdes o azules, largas barbas, piel blanca…
Otras momias pelirrojas las podemos hallar en un lugar más cercano: Las islas Canarias. Estas momias pertenecen a los antíguos guanches.
Otro ejemplo sorprendente es la característica peculiar de la familia dirigente de los habitantes de la Isla de Pascua: tienen tendencia a ser pelirrojos, de narices afiladas y piel clara en contraste con el resto de la población que son de piel oscura, nariz chata y pelo negro. Y así podría continuar con casos parecidos en el resto del mundo, pero eso lo dejaremos para otros artículos.







Las Islas

Comentario aparte merecen los hallazgos efectuados en los archipiélagos españoles. Las construcciones megalíticas salpican las islas Baleares dejando constancia de ¿una civilización de gigantes?
En Menorca, formando parte de la llamada cultura talayótica abundan las Taulas; formadas por una gran piedra vertical atravesada en su cúspide por una horizontal.
El conjunto parece una T gigantesca, como una mesa para gigantes. En la misma isla existen también otras construcciones de piedra, las Navetas, unos grandes túmulos con forma de navío invertido. Cuenta la leyenda que la Naveta des Tudons, una tumba colectiva de la época pretalayótica, fue levantada por un gigante que competía por el amor de una giganta.
Una de las constantes mitológicas menorquinas es la presencia de una raza de gigantes. Las tradiciones refieren que una tribu de estos seres habitó la isla. Luego, todos los monumentos prehistóricos han sido adjudicados a esta raza.

Evidentemente, todo esto no es más que una tradición, pero no deja de ser curioso que, en las postrimerías del siglo XVI, el padre Bautista Beninelis, historiador, hallara en una cueva de la cala San Vicente de Mallorca unos gigantescos huesos prehistóricos. En el conjunto megalítico del “rellotge” en CA NA costa (Formentera) en el interior de una tumba colectiva cuyo origen se remonta al 1900 a.c., se hallaron restos óseos que sobrepasaban los dos metros de altura.

Y llegamos al Atlántico y a nuestras maravillosas islas Canarias. También aquí existen supuestos restos relacionados con gigantes. Emiliano Bethencourt, descubridor de las famosas pirámides de Güímar, localizó un insólito enclave arqueológico que reavivaba el mito de los gigantes entre los guanches, antiguos habitantes de las islas: la llamada “medida de los gigantes”.
Situadas en el desierto de granadilla, dos enormes siluetas humanas esculpidas en roca viva reproducen, según explicaba la tradición oral, a un matrimonio de gigantes guanches. Las dimensiones del contorno eran de 2,94 m el varón y 2,67 la mujer. Asimismo fue descubierta en un antiguo cementerio guanche, cercano al desierto de granadilla, una muela de extraordinarias dimensiones.
En definitiva, otra prueba más que sumar a la larga lista de enclaves de restos osteológicos “humanos” que forman parte de nuestra historia oculta. 







Las siguientes piezas, una de Lidita y la otra de piedra, conectan a Colombia directamente con los Moai, Isla de Pascua en Chile, una piedra tallada cuya cabeza es muy similar, si no igual, a las estatuas de la Isla de Pascua. Aquí se aprecia bien que son casi idénticas las formas de las cabezas tanto en Colombia como en la Isla de Pascua (haga clic en las imágenes para hacerlas más grandes) Finalmente, en el último de los videos, tenemos un cráneo enorme hallado en un sistema de túneles subterráneos en Colombia, tiene una datación de más de 11.000 años de antigüedad y las piezas dentales de la parte de delante de la mandíbula están alineadas de forma completamente diferentes a las nuestras. Aquí también se puede hacer una observación, y es que el cráneo, al igual que todos los otros hallados alrededor del mundo, presenta una mandíbula extremadamente pronunciada, un mentón muy prominente y que carece de las divisiones que separan los huesos del cráneo y que tenemos todos los seres humanos. Bien, un testigo que participa en el “Proyecto Avalón”, y que dice haber pasado algún tiempo con los Annunakis (en tiempos actuales), cuenta como a parte de su gran estatura, la cual estaría entre los 2.4 y 2.7 metros, la mandíbula prominente es una de las características que más identifica a estos seres. El centro de difusión de cultura Illuminati Hollywood siempre está jugando con nosotros y siempre se burla del borrego contando la verdad en forma de fábula y de ficción, así es como por ejemplo, en la película “Conan el Bárbaro” protagonizada por el deforme y extremadamente desagradable Arnold Alois Schwarzenegger, hay una escena en donde aparece el actor James Earl Jones Transformándose en serpiente (Annunaki o reptiliano) y en donde su mandíbula se prolonga de la misma forma que tienen los cráneos hallados en todos los lugares del globo. El punto es, que esto podría indicar a todas luces la presencia de los Annunakis, no sólo en Sumeria, si no a lo largo de todo el mundo y también en Colombia por supuesto. Otra prueba de la presencia Annunaki y de que las culturas globales de Antigua (Atlántida, Mu, Lemuria) también se extendían sobre los territorios del país, es que el lenguaje conocido como pre-sanscrito (anterior al lenguaje cuneiforme, considerado como el primer lenguaje escrito) ha sido hallado también en numerosas piedras y monumentos sobre Colombia. Cráneo encontrado en Colombia y otros cráneos encontrados en diferentes lugares de América. Se han encontrado a lo largo y ancho del planeta. Por cierto, en estos cráneos, ¿dónde están las divisiones que tenemos los seres humanos “homo sapiens”? ¿Qué tipo de seres humanos eran estos? (haga clic en las imágenes para hacerlas más grandes)


Esta es la reconstrucción del esqueleto gigante encontrado en Ecuador el 10 de Diciembre de 1965.

Carlos Miguel Vaca
En la Provincia de Loja, Sur del Ecuador y frontera con Perú,  desde hace mucho tiempo se venían escuchando recuerdos narrados de extraños huesos muy similares a los de humanos pero de increíble tamaño, que habrían sido encontrados por varios personajes en los bellos valles de esa Provincia.

Por mucho tiempo el más famoso y conocido de estos "personajes" fué el padre Carlos Miguel Vaca quien custodiaba hasta su muerte en 1999 varios huesos y fragmentos desenterrados de un sitio denominado "Changaiminas" que traducido al español significa "cementerio de dioses". Ver vídeo 

Varios fragmentos fueron redirigidos al Instituto Smithsoniano de los Estados Unidos de Norteamérica, para que se estudie su densidad, antiguedad, peso. Se realizó un programa de televisión transmitido para todo el Ecuador y que duró dos horas y media por la cadena Ecuavisa, conducido por el conocido director de noticias de esa televisora: Alfonso Espinoza De Los Monteros.

Ahora algún fragmento procedente de esa colección, es expuesto por el mundialmente conocido investigador UFO Klaus Dona en sus exposiciones de "Misterios no Resueltos". Varios otros fragmentos se conoce que son parte de colecciones particulares, gente que aunque no está interesada en ocultarlos, almenos no los exponen públicamente.


De ese esqueleto fragmentado anteriormente citado, se estudiaron siete fragmentos por siete diferentes científicos y anatomistas y confirmaron que son parte de un esqueleto humano que era siete veces del tamaño de un humano actual. Formaciones de cuarzo que cubren las porocidades de la superficie de los huesos indicaron una datación cifrada en decenas de miles de años.



Analisis de alemanes sobre los esqueletos de ecuador 



La reconstrucción de este esqueleto se la puede visitar en el Mystery Park en Interlaken - Suiza, desde el 2004.




En la tierra hueca tambien hay gigantes




A giant, elongated skull from the Gold Museum, Lima, Peru





3 comentarios:

  1. Gracias, me parese exelente tu nota, muchas gracias por tu trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AJAJAJA JAJAJAJA ... Se necesita ser muy ingenuo para creer en gigantes de 19 y 20 metros. TODO ES FALSO !!!! Y aunque la Biblia meciona los gigantes o Nephilim, estos no median mas de 8 metros.Dejame decirte algo...Worth1000 es un espacio en línea donde los mejores artistas del mundo muestran sus trabajos en Photoshop. Worth1000 es conocido por ser una de las principales fuentes donde los hoaxers como los de esta pagina, toman material para crear sus bulos. Incluso en una ocasión el Pentágono emitió un comunicado desligándose de las imágenes mostradas en Worth1000.

      Eliminar
  2. Muy buen artículo!!!! Simplemente excelente!!!!!!

    ResponderEliminar